Nuestra vida y nuestro entorno, en constante cambio, nos exigen continuas adaptaciones; por tanto, cierta cantidad de estrés (activación) es necesaria, pero cuando hay un exceso, es necesario disminuir el estrés.

En general tendemos a creer que el estrés es consecuencia de circunstancias externas a nosotros, cuando en realidad entendemos que es un proceso de interacción entre los eventos del entorno y nuestras respuestas cognitivas, emocionales y físicas. Cuando la respuesta de estrés se prolonga o intensifica en el tiempo, nuestra salud, nuestro desempeño académico o profesional, e incluso nuestras relaciones personales o de pareja se pueden ver afectadas.

La mejor manera de prevenir y hacer frente al estrés es reconocer cuándo aumentan nuestros niveles de tensión y ante qué estímulos o situaciones.

La Fitoterapia el arte de sanar con hierbas medicinales, veamos cuáles son para este caso

1. Kava: Una de las mejores hierbas medicinales para disminuir la ansiedad es la kava. Según estudios realizados, la kava produce una efectividad comparable a las benzodiacepinas, pero sin sus efectos colaterales.

Pero no puedes automedicarte con ella. Debes recurrir a un especialista y que te suministre algún extracto de la planta.

2. Valeriana: es una hierba medicinal que te permitirá disminuir tu estrés y ansiedad. He leído en varios lugares que se recomienda su infusión matinal, aunque nosotros preferimos recomendarla durante las noches, para que puedas descansar bien y así comenzar mejor el día.

3. Hipérico: no podía estar ausente de este listado. Esta hierba medicinal es una de las más antiguas conocidas por el ser humano, y su uso se remonta a hace más de 2000 años.

Es muy efectiva para moderar la ansiedad, aunque hay que tener en cuenta que sus efectos secundarios son mayores a los de otras drogas, y por ello recomendamos consumirla con prescripción médica.

4. Pasiflora: finalmente, nativa de América, es un potente sedativo que además se utiliza para mejorar la digestión. Utilizada por los antiguos pueblos de América, su uso ha persistido hasta estos días, produciendo resultados igual de favorables que en la antigüedad.