READ IN ENGLISH

Siempre hemos hablado de los beneficios que tiene el agua en nuestra vida, y las ventajas que ofrece tener un consumo mínimo de agua al día para asegurar nuestra buena salud. Pero…

¿Te has preguntado qué pasa si tomamos agua en exceso?

Es un dicho común hablar de que todo exceso es malo, para la salud del cuerpo y la salud mental, y en este caso el agua no está exenta.

Beber agua en exceso tiene consecuencias negativas en nuestro organismo! Así como se recomienda tomar por lo menos 2 litros de agua al día, es importante comentar que no debemos rebosar nuestra capacidad física.

Beber agua en exceso tiene consecuencias

Perdemos un aproximado de 2 o 3 litros de agua al día mediante el sudor, la orina y nuestras heces fecales.

Una tercera parte de esta cantidad de agua se recupera por los alimentos, y la otra son aportados por los líquidos que consumimos. (Esto varía del tipo de actividad física que realizas). Pero en general necesitamos reponer la misma cantidad de agua que perdemos.

El agua es importante para nuestro organismo porque ayuda a hidratarnos, y apoya con la correcta oxigenación de nuestros órganos, incluyendo el cerebro.

No obstante, abusar de este líquido tiene consecuencias en nuestro cuerpo, aumentando el riesgo de contraer potomanía, padecimiento que se considera un tipo de adicción a los líquidos.

¡Y no hablo de querer beber agua por puro capricho!

Es que los receptores (osmorreceptores) del hipotálamo sufren una disfunción que desequilibran la necesidad del consumo de agua.

Al beber agua en exceso, podemos sufrir intoxicaciones hídricas, que causa una alteración en los electrolitos y disminuye los niveles en plasma de sodio, potasio y cloro. Poco a poco esto puede generar un deterioro del funcionamiento de nuestros órganos del cuerpo.

Beber agua en exceso también podría generar mielinolisis central pontica por edema cerebral; lo que quiere decir que nuestros niveles de sodio se elevan rápido y se produce un daño neurológico que impide el correcto funcionamiento de las neuronas.

Lo importante está en controlar el exceso. Contar tus vasos de agua al día, medir tu cuerpo y no sobrepasarte de la cantidad de agua. Repón las cantidades que pierdas y regula tu consumo de agua.