READ IN ENGLISH

A muchos de nosotros nos encanta enrollarnos entre las sábanas justo antes de conciliar el sueño. Adoramos cubrirnos para protegernos del frío, y somos incapaces de desprendernos de nuestro pijama favorito así tenga más huecos que un colador.

Pero esta costumbre no es del todo beneficiosa para nuestra salud. Según diversas investigaciones, lo ideal es dormir sin ropa, es decir, dormir desnudos.

Expertos en el tema aseguran que al momento de ir a la cama, lo más favorable es desnudarse. Con esto permitimos que el cuerpo alcance la temperatura corporal indicada para lograr un sueño profundo y reparador.

Además, al mejorar la calidad del sueño, los niveles de cortisol disminuyen, y se reduce considerablemente el estrés.

Por otra parte, al descender nuestra temperatura, las hormonas anti-envejecimiento y la melatonina se liberan más fácilmente, lo que ayuda a mantenernos jóvenes.

Algunos ginecólogos aseguran que dormir desnudos previene la aparición de ciertas infecciones como la candidiasis: un hongo que adora estar en ambientes cálidos y oscuros. Y diferentes estudios señalan que favorece la fecundidad, pues las células producidas por los espermatozoides funcionan mejor cuando las temperaturas del cuerpo son menores a las normales.

Dormir desnudos, sin ropa con alguien al lado, permite bajar la presión arterial: estar en contacto con la piel de otro, provoca la liberación de la oxitocina, una hormona que protege nuestro corazón, ayuda a reducir la tensión, y disminuye la ansiedad.

Por último, dormir desnudos mejora la circulación y eleva la autoestima, pues nos hace sentir más cómodos con nuestro cuerpo.

No perdamos la oportunidad de desprendernos de toda esa ropa al momento de dormir. Si durante el día no podemos andar como Dios nos trajo al mundo, aprovechemos la noche para liberarnos de tanta tela.

Quítate el pijama, cierra los ojos y comienza a soñar.

 

Erika De Paz

@ErikaDPS

¡A dormir sin pijama! Beneficios de dormir desnudos