Un típica pregunta que ocurre luego de hacer una dieta detox es: ¿Será que funcionó?

El esfuerzo de privarse de algunos alimentos para desintoxicar tu cuerpo tiene que valer para algo ¿no? Es impresionante saber cómo reacciona tu cuerpo ante una dieta detox, y los cambios que experimentarás son reales.

Al principio te parecerá raro comenzar una dieta detox. Normalmente estas duran de 3 a 5 días, y de verdad son todo un reto para quienes no están acostumbrados a comer tan poquito, esos alimentos y de esas maneras.

Quiero que sepas que las comidas que normalmente ingerimos pueden ser realmente dañinas para nuestro organismo, así como el estrés que intoxica nuestra mente. Es por eso que recomiendo que al menos una vez al mes pruebes hacer una dieta depurativa para limpiarte y sentirte mucho mejor.

Durante las dietas detox puedes llegar tener los siguientes síntomas:

  • Cansancio
  • Sentimientos de enojo e irritabilidad
  • Hipersensibilidad
  • Dolor de cabeza
  • Sueño ligero
  • Piel seca
  • Sensación de frío

Estos síntomas no ocurren siempre, pero muchas personas los comienzan a sentir al tercer día cuando tu cuerpo comienza a dar señales de que “algo” está cambiando en la dieta normal.

Es probable que te sientas agobiado de estos síntomas y quieras parar la dieta detox, pero te recomiendo que sigas con tu fuerza de voluntad porque los efectos finales valen la pena.

Sí hay un antes y un después de todo proceso detox. Es impresionante sentir cómo tu cuerpo responde ante la depuración y bota las toxinas negativas de tu cuerpo de distintas maneras. Cada órgano tiene su función en el cuerpo, y todo se relaciona con las emociones y el estrés que afecta nuestro organismo.

Al terminar cualquier dieta detox tendrás los siguientes beneficios de la limpieza que hiciste en tu cuerpo:

  • La piel se pone más tersa y suave
  • Te sientes más liviano
  • Mejoras las tensiones musculares

Tengo la certeza de que el cuerpo nos habla profundamente, y nos dice cómo se siente siempre. Sólo necesitamos abrirnos a él y escuchar cómo nos sentimos.