READ IN ENGLISH

Estoy flaca, estoy gorda, me salió un granito, tengo el pelo horrible, se me peló una uña, me salió una cana nueva, esa arruga no estaba ahí antes… Oh por Dios, ¿Esa es otra estría? Nos vemos al espejo y vemos una maraña de defectos. Los hombres nos ven con otros ojos… y hoy te lo voy a comprobar.

Aunque sientas que tienes demasiadas faltas que hay que “arreglar”, créeme que te estás preocupando de más.  Estas son las 4 cosas que los hombres JAMÁS notan de tu cuerpo.

  • Tu cabello con puntas abiertas

Cuando nuestro cabello está rebelde, reseco o simplemente necesita un corte, comenzamos a quejarnos de nuestras “horquetillas” o puntas abiertas. Créeme, te aseguro que la mayoría de los hombres ni sabe qué es una horquetilla.

  • Celulitis y estrías

Cuando las mujeres nos vemos la celulitis y estrías muchas veces queremos ponernos a llorar, y tener piernas perfectamente tonificadas es un deseo universal. La verdad es que casi el 99% de las mujeres tienen celulitis y estrías. Créeme que los hombres no se dan cuenta de eso que para nosotros es tan evidente.

Tener algo “flojito” en nuestro cuerpo es sinónimo de buenos tiempos, por ejemplo las estrías de embarazo, las várices por soportar tanto tiempo los tacones, etc…

  • Vello íntimo

Es cuestión de preferencia ¿no? Las mujeres en su mayoría nos depilamos para sentirnos más femeninas, y nos horrorizamos cuando comienza a asomarse la punta del vello. Créeme, esto es algo que el hombre nota poco. Y no hay que avergonzarse, es un proceso natural del cuerpo humano.

  • Senos caídos

Aunque esto para muchas es sinónimo de desconfianza consigo mismas, los hombres tras años de estar con nosotros no les importan si nuestros senos están caídos. Ellos aman los senos por igual, grandes, pequeños, caídos, operados. Ama tus senos como son, y tu hombre lo hará igual.

Lo importante está en que te ames a ti misma, quieras tus defectos y virtudes, aprendas a reconocer que nadie es perfecto y que tus desperfectos te hacen quien eres. ¡Una persona única, hermosa y especial! ¿Estás de acuerdo?