READ IN ENGLISH

Tomamos aire para sobrevivir, pero ¿te has preguntado si nuestra forma de respirar puede contribuir con otros aspectos de la vida?

Respirar es un proceso vital para el organismo, sin él no podríamos obtener oxígeno, el cual hace que funcionen nuestros órganos y que circule sangre por el cuerpo. Es sabido que inhalar por la nariz es lo más recomendado, ya que el aire que entra al cuerpo es calentado y filtrado primero por las fosas nasales. Además del proceso natural de respirar para mantenernos con vida, existen también diferentes formas de tomar ese preciado oxígeno, bien sea para relajarnos, correr, dormir, hacer yoga o meditar.

Durante el día nuestro resoplido aumenta en intensidad, sin embargo para dormir esto debe cambiar. Hay una técnica de respiración llamada “4-7-8”. Es esencial para esas noches que no te entre el sueño.

El proceso es sencillo:

  • Tomar aire por la nariz por 4 segundos
  • Mantenerlo en tus pulmones por 7 segundos
  • Expulsar todo el aire lentamente por 8 segundos.

El repetir este ejercicio asegura un plácido dormir en minutos. No solo funciona para dormir, también es mágico para situaciones de estrés como al presentar un examen, al recibir una mala noticia y tener que hablar en frente de una gran audiencia.

Hay varios tipos y formas de meditar, pero hay una que se enfoca en la respiración del individuo, esta es conocida como “mindfulness” que en español pudiese ser algo así como “Meditación de Mente Plena”. Consiste en dirigir nuestra atención al respirar, sensaciones del cuerpo y la relajación mental.

Al hacer esta práctica regularmente, el cerebro procesa información con mayor eficiencia y genera una multitud de beneficios como:

  • Combatir la depresion
  • Disminuir la ansiedad
  • Lidiar con el trastorno de estrés postraumático
  • Mejorar la memoria
  • Frenar la progresión del VIH
  • Enfrentar el dolor crónico
  • Ayudar a perder peso.

Como estos dos ejercicios mencionados hay muchos otros como por ejemplo el “Pranayama” que es una forma de respirar al practicar yoga y la “Respiración Holotrópica” que es una técnica psicoterapéutica.

Así que recuerda que la próxima vez que respires, es decir, justo ahora; tómate unos minutos y hazlo con consciencia porque además de mantenerte con vida te ayudará a tener más armonía contigo mismo y tu entorno.

Patricia Ferrer

Ig: Paty.Ferrer

Patricia-Ferrer