READ IN ENGLISH

Es casi una “tradición” que las madres enseñen a sus hijos a limpiarse sus oídos regularmente con hisopos, o cotonetes. Lo que no saben algunas mamás es que esto puede causar problemas en la salud de tus oídos que pueden generar daños irreparables.

¡Los hisopos son dañinos para limpiar tus oídos!

Muchos otorrinolaringólogos apuntan que no se deben utilizar hisopos para limpiar nuestras orejas. ¿Por qué? Insertar un hisopo en nuestras orejas no implica una limpieza, sino superficial. Lo que estamos haciendo es realmente asqueroso… ¡Estamos empujando la cera auditiva hacia dentro! Hacia nuestro tímpano.

Esto no hace más que crear un tapón auditivo que con el tiempo puede generar infecciones auditivas como otitis, laberintitis y más. Incluso, podrías romperte el tímpano . Ten en cuenta que cuanto más toques tus orejas más estimulas a las glándulas que producen cera.

¿Para qué sirve la cera de los oídos?

El oído es un órgano que se limpia a sí mismo, porque posee unas glándulas que producen cerumen. El mismo no sólo lubrica el conducto auditivo externo, sino que lo mantiene perfectamente limpio. Los vellitos del oído también tienen una función, que es empujar hacia fuera todas las partículas extrañas que proviene del exterior. La combinación de esto protege nuestros oídos.

¡Ahora ya sabes! Nunca limpies tus oídos con hisopos para limpiar el interior de tus oídos.