¿Qué mejor forma de empezar que conocerte a ti mismo? Es el primer sábado del año. Mi cabeza va más rápida que mi cuerpo. No he descansado mucho durante diciembre. Visitas en casa, viaje, final de año y metas… muchas metas.

Trato de tomar inspiración de todo lo que respiro, escucho y básicamente de todo lo que se mueve. Paro un rato, respiro y me pregunto qué voy a escribir hoy para animar a mis lectores. que les puedo prometer para esta nueva etapa si no he planeado nada. No tengo RESOLUCIONES DE AÑO NUEVO.

Entonces como la manzana famosa que cayó en la famosa cabeza, se me prende el bombillo.

Esa es la resolución, NO tener resoluciones sino simplemente pensamientos que se conviertan en ACCIÓN.

Lo primero que hago es pensar en quien soy . Si no voy con la verdad por delante, ninguno de ustedes creerá en lo que hago. Ni yo tampoco creeré que detrás de estas letras estás ahí, siguiéndome.

Este 2017 será lo que será y es lo que se supone que es.

Conócete a ti mismo.