Puedes tener una vida muy saludable a nivel de alimentación y ejercicio, capaz no tomas café, has eliminado las harinas procesadas de tu vida, no consumes azúcar y tienes una alimentación balanceada… ¡Pero si no duermes lo suficiente tu cuerpo no está en su óptima capacidad!

El libro de Arianna Huffington ha sido todo un éxito. En múltiples entrevistas cuenta como llegó a quedarse dormida enfrente del computador totalmente “quemada” por las horas de trabajo.

En su nuevo proyecto Thrive  se enfoca en la ciencia del dormir. A mi me encanta ella, primero , porque su periódico digital me dio mi primera oportunidad como escritora de wellness y segundo,  porque es una mujer inteligente, práctica y creativa.

Según cuenta:

“Es común ver a las personas adultas enfocados en su trabajo, vidas sociales, economía, ordenar la casa, etc etc etc… y que al final con concilian bien el sueño, o lo posponen por quedarse en la laptop, televisión o tablet.

¡A mí me ha pasado! Llego de un día sumamente agotador, pero al acostarme me encuentro pegada al teléfono revisando mi feed de Twitter, Facebook e Instagram hasta altas horas de la noche, y cuando me doy cuenta ya son más de las 12 de la noche.”

El descanso nocturno es esencial para la salud del cuerpo humano, y debe ser de entre 7 y 9 horas de descanso para evitar un potencial desastre en el futuro. El sueño no es algo que debe ser opcional, sino obligatorio y si queremos mantener nuestra buena salud, productividad y felicidad.

No dormir lo suficiente afecta los niveles de estrés, te hace aumentar de peso, eleva la ansiedad y muchas cosas más. Es por esto que hoy Arianna Huffington propone 5 micro-pasos que son fáciles de seguir y te ayudarán a conciliar mejor el sueño:

  1. Empieza por acostarte: tienes que obligar a tu voluntad a ponerle una hora fija a tu sueño (por ejemplo: a las 10pm me acuesto) Ve haciendo cosas de transición, y no te acuestes exaltado. Date un baño caliente, llena de tu vaso de agua para la noche, prende una música relajante. Aléjate de la fase trabajo y entra en la fase “reposo”.
  1. Deja el teléfono: tu celular es tu primer enemigo para conciliar sueño… te distrae del tiempo que debes dedicarle al dormir y te deja adictivamente atrapado en sus redes. Apaga todos los dispositivos electrónicos para dormir.
  2. Elige tu manera más cómoda de dormir: con almohadas esponjosas, pijamas sedosas, sin pijama, en ropa interior, en una cama acolchada o una habitación fría. Así como te preparas para el gimnasio, debes tomar en cuenta la preparación del sueño. Si dormir te cuesta, has que el espacio que propongas “enamore” a tu cuerpo del sueño.
  3. Mide bien tus tiempos de comidas y bebidas pre sueño: Existen alimentos potenciadores de sueño (altos en fibra y bajos en azúcares), tés y demás. No comas una cena enorme antes de acostarte a dormir porque no vas a poder conciliar un descanso apropiado. Prueba tés relajantes como el de lavanda o manzanilla.
  4. Menos brillo y más sueño: Apaga las luces, el televisor, los dispositivos con pantallas brillantes (sí, tu celular es uno de esos dispositivos) y deja que tu habitación sea como un santuario del sueño. Una habitación oscura te ayudará muchísimo a dormir mejor y por más tiempo.