Para nadie es un secreto que me encanta el té. Los beneficios que trae son infinitos dependiendo de sus ingredientes, y una buena taza de té alegra el día, hidrata el cuerpo y rejuvenece el alma.

Pero ¿cómo se prepara una perfecta taza de té? Su preparación requiere todo un delicado ritual, que para nadie es secreto.

La mala utilización del tiempo, la temperatura o de los ingredientes, puede arruinar hasta las mejores y más delicadas hojas de té. Si como yo, eres fan del té y lo preparas en casa, seguramente querrás saber los secretos milenarios para la buena preparación de una taza de té. La pregunta de vital importancia es: ¿Por cuánto tiempo hay que dejar hervir el té?

Si eres de los que prepara el té, y lo dejas remojando hasta que el “agua se tinte de algún color”, quiero comentarte que probablemente has estado haciéndolo mal todo este tiempo. El té tiene un tiempo de preparación exacto para que el agua absorba las propiedades de las hojas de té; es por esto que debes cuidar el proceso desde la temperatura del agua, hasta la taza en la que preparas la infusión.

¿Por cuánto tiempo hervir el té?

  1. Elige un producto de buena calidad. Es importante que asegures la calidad de la hoja, que influye de manera determinante sobre el olor, color y sabor del té. Siempre elije productos de marcas naturales y orgánicas
  2. El agua debe estar tibia, en una temperatura entre los 85 y 90º C. Si preparas el té con agua hirviendo (100º C), comprometerás el sabor del té, marchitarás las hojas y tendrás un té con sabor amargo.
  3. Hierve el agua en una cacerola y no en un microondas. Si lo haces en un microondas, remueve siempre el agua antes de colocar el té. Esto hará que la percepción del sabor sea más intensa. La recomendación es que dejes hervir el agua, y luego la dejes reposar unos minutos para adquirir la temperatura perfecta.
  4. No calientes el agua con la bolsa de té. Es preferible colocar la bolsa de té en la taza o tetera de consumo, y luego verter el agua caliente sobre ella. En el caso de que tengas tetera para infusiones sueltas, también aplica esta técnica.
  5. El tiempo de infusión ideal para preparar un buen té es entre 2 y 4 minutos. Luego de esto debes remover la bolsita de té, o las hojas de té. En este tiempo obtendremos todos los beneficios de la infusión: teanina, flavonoides, teína, taninos, etc. El equilibrio perfecto entre el sabor, la astringencia y la extracción se alcanza entre este período de tiempo. Dejarlo por más puede arruinar el sabor del té.
  6. Los añadidos son cuestión de gustos. Ya sea azúcar, limón o leche, depende de ti saber escoger el acompañante de tu té.

¿A ti cómo te gusta preparar tu té?