Seguramente has visto que entre las celebridades que ahora son madres está de moda el HT #CrianzaRespetuosa. ¿Qué significa la crianza respetuosa? ¿cómo la podemos aplicar?

El psiquiatra infantil John Bowlby es el autor de la teoría del apego, que sostiene que la base del sano desarrollo del ser humano es la satisfacción de las necesidades de contacto, proximidad, mirada, cuerpo, consuelo, etc. Bolwby afirma que el apego es una de las necesidades primarias del ser humano, tanto como alimentarse, y es vital para garantizar la supervivencia y desarrollo saludable de los niños como futuros adultos dentro de una sociedad. La crianza respetuosa sugiere que se eviten los castigos, golpes y la imposición de la disciplina, mejorando el nexo emocional entre padres e hijos.

¿Cómo se comportan los padres respetuosos?

  • Establecen límites, pero con empatía. Es decir, explican a sus hijos por qué establecen ese límite pero de una manera gentil y le ofrecen otras opciones. Negociar de forma que todos salgan ganando hace que sus hijos quieran cooperar.
  • No huyen del desacuerdo, negocian. Los conflictos son normales dentro de la crianza, pero los hijos siempre pondrán a prueba tus límites, así que toca establecerlos constantemente.
  • Regulan sus propias emociones. Mantenerse conectados de una forma amorosa crea hogares pacíficos y relaciones más sanas. Si a la primera travesura explotas en gritos, ¿qué puedes esperar que tu hijo haga cuando se le presente un conflicto? Debes ser su espejo, estar al mando de tus emociones es estar al mando de tu hogar.
  • No dejan al niño “hacer lo que quiera“, toman decisiones respecto a lo que pueden tolerar y lo que no.
  • Ven las cosas desde el punto de vista del niño. Respiran profundo y se ponen en su lugar. Los niños no entienden ciertas cosas del mismo modo en que nosotros
  • Dicen NO. Es importante generar cambios y enseñarles auto-disciplina, de forma compasiva.
  • Son empáticos. Hacen que sus hijos se sientan comprendidos, reconocen sus sentimientos y se lo hacen saber.

¿Estás de acuerdo con este tipo de crianza? ¿cómo la aplicarías tú? ¿conoces otros métodos? ¡Cuéntame!