¡Se tú mismo! Todos los demás están tomados… Así empiezo el post de hoy, hablando de que realmente es imposible ser alguien más que tu mismo. ¿Y para qué quisieras ser alguien más?

Cuando naces, eres un ser único, distinguido de los demás porque tienes un corazón y una mente que piensa de manera distinta. ¿Acaso no has escuchado la famosa frase que dice que cada cabeza es un mundo? ¡Pues yo creo que sí!

Cuando crecemos, podemos ir descubriendo en el proceso nuestros gustos, nuestros ideales, nuestras motivaciones. Pero no te olvides de ser auténtico, de ser tu mismo. Porque en la vida existen muchos que querrán hacerte pensar como ellos, querrán convertirte en uno más del montón. Y aquí es cuando debes tener cuidado con imitar la imagen que los otros quieren ver de ti.

Pregúntate: ¿Qué quiero que los demás vean de mí? ¿Qué quiero demostrarme a mi mismo? ¿Qué haré para ser completamente feliz? La respuesta siempre debe ir guiada por esta frase: SÉ TU MISMO.

Y es que… ¿Para qué quisieras ser uno más del montón? ¿Un hombre masa? ¿Una molécula dentro de un patrón de iguales? ¡Ser diferente es genial!