¡Cuántas cosas podemos hacer sólo con una taza de té! ¿Te sientes mal? Este artículo te va a dar algunos consejitos de cómo aprovechar las bondades del té para repontenciar tu salud.

La salud es muy difícil de mantener, estamos en riesgos constantes, desde un resfriado común hasta una fuerte gripe que nos puede mantener tumbados en la cama un fin de semana completo, solo que a veces la solución de algunos de estos males es tan sencilla como poner un poco de agua a calentar y sumergir una pequeña bolsita.

A continuación presento una serie de diversos tés con sus respectivas funciones:

  • Té Verde: este es un tipo de té que no ha sufrido una oxidación durante su procesado, sus hojas se recogen frescas, se exponen a la torrefacción (Tostar las hojas), se enrollan, se trituran y se secan.

Las funciones de este té van desde acelerar el metabolismo hasta ayudar en la pérdida de peso, curar jaquecas y tratar los síntomas del resfriado.

  • Té de Camomila: este té es procedente de la flor de Matricaria conocida por los egipcios por ser un gran remedio para combatir males.

Las principales funciones del té son la de ayudar a mejorar el sueño y relajarse especialmente cuando la persona se encuentra enfadado.

  • Té de Flor de Saúco: Como el anterior, este té procede de una flor, la de saúco, una flor bastante conocida por sus efectos laxantes y antiinflamatorios entre muchos otros, siendo uno de los remedios de la medicina alternativa más usados.

Este té tiene demasiadas funciones entre las cuales se encuentran bajar la fiebre, disminuir la inflamación, aliviar la irritación y además por sus efectos diuréticos.

  • Té de Jengibre: como su nombre lo indica, este té se basa en la raíz de jengibre, raíz cuyas propiedades son innumerables.

Las principales son ayudar a reducir el frío en el cuerpo, ideal para un resfriado, también desintoxicar y limpiar el hígado, reducir las náuseas y las migrañas, aliviar el dolor de garganta y eliminar la congestión.

  • Té de Menta: este té es producido totalmente de la esencia de la planta de menta, planta que se puede presentar en muchos tipos pero todas tienen las mismas propiedades.

Estas van desde ayudar en la disminución de la ansiedad, el alivio de dolores estomacales y problemas digestivos hasta la cura de dolores de cabeza y dolores generales del cuerpo.

  • Té Chai: El “Chai” es una mezcla asiática muy fuerte cuyos principales componentes son té negro, canela, cardamomo, jengibre, clavo, pimienta negra y nuez moscada, todas muy nutritivas y sin mencionar que es tan versátil que dependiendo del gusto de la persona puede tener más o menos ingredientes, anímate a jugar con ellos.

Las propiedades de este exótico té son su poder antiinflamatorio y analgésico, mejora el sistema inmunológico, combate congestiones y alergias, se recomienda mucho para el asma leve y las alergias respiratorias y también alivia el dolor de garganta.

  • Té negro: este último té es uno de los más populares y conocidos, su composición es la misma que la del té verde, ambos proceden de las hojas de la planta Camellia Sinensis, lo que lo hace diferente es su proceso de oxidación (procedimiento en que el oxígeno cambia las características químicas de las hojas), ya que el te negro es el más oxidado de todos.

El té negro tiene propiedades tan beneficiosas como la de fortalecer el sistema inmunológico, se puede aplicar en baños o como colirio en casos de conjuntivitis, alivia la fatiga y elimina dolores de cabeza y cefaleas producidos por cansancio.

Son deliciosos, nutritivos y muy útiles a la hora de una enfermedad, quizás en vez de gastarnos millones en medicamentos deberíamos intentar las soluciones naturales ya que quizás tienes la mejor medicina en un pequeño lugar de la cocina.