Cuando se trata de viajar o de guardar los zapatos en la maleta siempre pienso en los pasos que he dado en la vida, en los lugares que he visitado y su gente, pero , también pienso en todo lo que se puede quedar pegado en un zapato.

Presencia de bacterias

El investigador de la Universidad de Arizona, Charles Gerba, ha estudiado las bacterias presentes en las suelas de los zapatos y dentro de los mismos, así como el papel que el calzado cumple en el movimiento de estos microbios desde suelos contaminados a otras superficies.

Entre las especies que Gerba y su equipo encontraron en el exterior de zapatos y zapatillas figuran la popular ‘Escherichia coli’ (presente en un 96% de los casos), ‘Klebsiella pneumoniae’ y ‘Serratia ficaria’ (menos comunes). La primera es responsable de infecciones urinariasmeningitis diarreas, mientras que la segunda puede causar también infecciones urinarias, de heridas neumonía. La tercera puede provocar infecciones respiratorias.

Según el científico, la habitual presencia de ‘E. coli’ indica “el contacto frecuente con materia fecal que, muy probablemente, tiene su origen en los suelos de baños públicos o por contacto con excrementos de animales en exteriores”.

No obstante, hay que notar que el experimento incluyó a un número muy limitado de participantes, que no fue publicado en ninguna revista científica y que fue financiado por una empresa que quería probar calzado apto para lavadoras.

Otro trabajo más reciente, esta vez del investigador Kevin Garey (Universidad de Houston), detectó la bacteria ‘Clostridium difficile’ en el 26% de los zapatos analizados. El experto advertía que las alfombras de la entrada son una fuente de patógenos: “Puedes estar eliminando gérmenes, pero también añadiendo otros nuevos”. Fuente : la sexta.es

Así que pensando en todo esto , en este video te doy un consejo muy simple de seguir y un tip que estoy segura te servirá para siempre.