Este sencillo tip casero resuelve una de nuestras preguntas en la cocina: ¿Cómo hacer para que el azúcar no se pegue?