fbpx

8   +   9   =  

READ IN ENGLISH

Si haces deporte o estás deseando empezar a hacer alguna actividad física, debes saber que cada ejercicio requiere de la correcta indumentaria para evitar lesiones y problemas de salud a futuro. ¡Sobretodo si tiene que ver con tus pies!

Elegir los zapatos correctos es importante, ya que la mayoría de las disciplinas requieren zapatos de goma específicos para evitar riesgos. Nunca compres unos zapatos sólo porque son lindos, pues cuando se trata de hacer deporte debes priorizar la seguridad y comodidad que éstos te otorgan.

La vida útil de nuestros queridísimos zapatos de goma de la suerte llegará a su fin en algún momento. Un calzado normalmente dura unas 300 horas de uso, y cuando comienza su desgaste es hora de desecharlo…

¡Recuerda que tu salud está en juego! Es por eso que llega el momento de adquirir unos nuevos zapatos.

Existen los zapatos correctos para cada actividad física

¡Hay miles de opciones! Y ya que los deportes puede agruparse en categorías, hoy quiero dejarte algunas guías para escoger los zapatos correctos para cada actividad física que realices. Toma nota:

Entrenamiento cardiovascular (Caminatas, carreras y senderismo): Debes buscar un zapato con una parte superior suave que tenga adherencia al pie, buena amortiguación, pisada suave y suela curva que permita un buen deslizamiento del pie. Lo que debes buscar es flexibilidad, control y estabilidad sobretodo en la parte del talón.

Deportes de cancha (tenis, basquetbol y voleibol): En estas actividades el cuerpo tiene ir hacia adelante y hacia atrás, de un lado al otro; por esto te recomiendo un calzado deportivo para deportes intensos, y cuya suela se adapte a la suela de la cancha (lisa, corrugada, plana, etc)

Deportes de campo (fútbol americano, béisbol, rugby): Por practicarse en grama se necesita agarre para la estabilidad y rapidez de la disciplina, por lo mismo los zapatos llevan tacos o clavos, que varían según el deporte.

Toma esto en cuenta a la hora de comprar los zapatos correctos:

  • No te fíes por el tamaño del zapato, mídete de los pies.
  • Prueba el zapato con el pie más grande (siempre hay un pie más grande que otro)
  • Utiliza las medias (calcetines) que casi siempre utilizas para entrenar, porque el grosor del zapato es importante para la comodidad del pie.