Algunos estudios indican que la enfermedad de hígado graso se ha vuelto tan común que uno de cada 5 adultos tiende a sufrir esta condición.  Consiste en la acumulación de grasa en el hígado, lo cual deteriora la capacidad del hígado para eliminar toxinas y el colesterol de la sangre. Síntomas como la fatiga, debilidad, náuseas, dificultad para concentrarse entre otros.

Esto se puede tratar con remedios naturales, cambio en la dieta y en el estilo de vida de la persona, para no llegar a afecciones más graves como cirrosis o cáncer.

Disminuir el azúcar, especialmente la fructosa. Aquella que se encuentra en forma de jarabe de maíz de alta fructosa. Cuando uno reduce los carbohidratos refinados y procesados (alimentos de harina de trigo blanca) pueden tratar de manera efectiva el hígado graso. Comer más frutas y verduras, que aportan antioxidantes y fitonutrientes ayuda a combatir la inflamación.

Extracto de cardo mariano: el mismo contiene un compuesto medicinal conocido como silimarina, que ayuda a sanar el hígado. Esto estimula la síntesis de proteínas, lo que resulta en la regeneración de las células del hígado y promueve la formación de nuevo tejido hepático.

D-limoneno: es un compuesto de los aceites esenciales extraídos de las cáscaras de los cítricos, y ayuda a prevenir la acumulación de grasa al mismo tiempo que previene la resistencia de la insulina.

Dieta y ejercicio: el hígado graso es una condición que sufren en su mayoría las personas con obesidad, por lo que una dieta para perder peso produce disminución en el tejido adiposo (grasa). El ejercicios también funciona para tratar el hígado graso, por lo que la recomendación es hacer más de 30 minutos de cardio y ejercicio aeróbico al día.

NOTA: consultar a un médico sobre esta condición es la mejor opción, dado que el avance de esta enfermedad depende de cada tipo de cuerpo.


Natural Remedies for a fatty liver

Some studies suggest that fatty liver disease has become so common that one in five adults tend to suffer this condition. Is the accumulation of fat in the liver, which impairs the liver’s ability to remove toxins and cholesterol in the blood. Symptoms such as fatigue, weakness, nausea, difficulty concentrating, among others.

This can be treated with natural remedies, change in diet and lifestyle of the person, not to get to more serious conditions such as cirrhosis or cancer.

Reduce sugar, especially fructose. The one that is in the form of corn syrup, high fructose. When you reduce refined carbohydrates and processed (food white wheat flour) can effectively treat fatty liver. Eat more fruits and vegetables, which provide antioxidants and phytonutrients help fight inflammation.

Milk thistle extract: it contains a medicinal compound known as silymarin, which helps heal the liver. This stimulates protein synthesis, resulting in the regeneration of liver cells and promotes the formation of new liver tissue.

D-limonene: is a compound of essential oils extracted from citrus peels, and helps prevent the accumulation of fat at the same time prevents insulin resistance.

Diet and Exercise: fatty liver is a condition suffered by most people with obesity, so a weight loss diet produces decrease in adipose tissue (fat). Exercising also works to treat fatty liver, so the recommendation is to do more than 30 minutes of cardio and aerobic exercise daily.

NOTE: Asking a doctor about this condition is the best choice, since the progress of this disease depends on every body type.