READ IN ENGLISH

Hace poco leí en instagram que existían unas extrañas fresas con sabor a chicle… y me pareció una noticia un poco irreal. Tras investigar, aprendí que verdaderamente sí existen unas fresas de extraña apariencia que saben un poco distinto… supuestamente a chicle. ¿Qué raro no?

Las fresas, moras, frambuesas y arándanos son unas de las bayas rojas más comunes en el mercado. Pero al parecer existen unas nuevas bayas que llegaron a sacudir a la ciudad… ¿Estás listo? Se llaman Pineberries (Fresa de piña) y Bubbleberries (Fresa de Chicle).

¿Son injertos? Aparentemente estas bayas son fresas que tienen un sabor añadido a piña y a chicle… ¡Es más! hasta tienen una apariencia bien extraña. Algunos expertos aseguran que han podido modificar el sabor de las fresas, y que cuando muerdes una Pineberrie sientes el sabor cítrico parecido al de la piña. La bubbleberrie es harina de otro costal, pues dicen que sabe precisamente a un chicle famoso que tiene sabor a fresa.

¡¿Qué extraño no?!

Los encargados de crear estas increíbles y extrañas fresas, también están experimentando haciendo combinaciones de fresas con frambuesas. ¡Las posibilidades ahora parecen no tener límites? Te imaginas una fresa con sabor a chocolate. Parecería la combinación perfecta.

¿Tú las comerías? Aunque aún no están disponibles en Estados Unidos, ya en Australia y algunas partes de Europa puedes conseguir esta extraña, y al parecer deliciosa, nueva fruta. Mientras tanto podemos seguir disfrutando del rico y natural sabor de nuestras bayas comunes.