fbpx

READ IN ENGLISH

Las arrugas y líneas de expresión parecen ser algo “inevitable” con el paso del tiempo… Pero así como podemos mantener nuestro cuerpo activo y en buena forma por medio de ejercicio, podemos mantener nuestro rostro más joven haciendo gimnasia facial.

La piel del rostro es sumamente delicada y está expuesta a muchísimo movimiento, ya que en el rostro contamos con más de 43 músculos. Tener un rostro más joven y prevenir las arrugas es cuestión de crear hábitos y rutinas de belleza, que incluyan limpieza, humectación y por supuesto ¡ejercicio! Sea cual sea tu objetivo, los ejercicios musculares de la cara deben ser una tarea constante para conservar firmeza y elasticidad en la piel, evitar la flacidez y retrasar la aparición de las líneas de expresión.

También puede interesarte: Crema casera para retrasar la aparición de arrugas en los ojos

Aún así, son pocas las personas que conocen los beneficios de la gimnasia facial, y otras pocas conocen realmente cómo aplicar la gimnasia al rostro. ¡Pero es algo muy sencillo de hacer!

La gimnasia facial consta de una serie de movimientos en diferentes direcciones que ayudan a mantener la firmeza y elasticidad de la piel. Estos “masajes” estimulan el colágeno y la elastina de la piel y el tejido muscular, que retrasan el envejecimiento.

¿Cuáles son las zonas del rostro que más se benefician? Los párpados, las bolsas de los ojos, las líneas de expresión (patas de gallo) y arrugas en la comisura de la boca.

 Obtén un rostro más joven con gimnasia facial

¡Hagamos gimnasia facial! Estos son los movimientos que debes hacer según la zona de tu rostro:

  • Para las patas de gallo: Cierra los ojos y levanta las cejas sin abrirlo. Mantén tus cejas levantadas por al menos 5 segundos. Repite el proceso al menos 15 veces. Acompaña este ejercicio con cremas para las arrugas en esta zona. (Haz click aquí)
  • Para los párpados caídos: En medio de las cejas coloca los dedos índices de tus manos, y los pulgares en la parte inferior de los ojos. Mueve los pulgares para abajo y los dedos índice para arriba. El deslizamiento provoca presión en ambos puntos, mientras cierras los ojos con fuerza. Realiza durante unos 30 segundos y descansa. Repite 5 veces.
  • Para la frente: Coloca tus yemas de los dedos de manera horizontal a la frente en la parte media. Desliza los dedos hacia arriba hasta llegar a la línea del cuero cabelludo. Repite al menos unas 15 veces. El calor es un indicador de que estás realizando bien el ejercicio.
  • Para las mejillas: Para tonificar las mejillas, realiza una sonrisa muy amplia estirando la piel que rodea lo labios y mantén la sonrisa de manera firme. En esta posición saca la lengua lo más que puedas, apuntando la punta de la lengua hacia arriba. Mantén la posición 10 segundos, y repite el ejercicio 10 veces.