Si tomas una botella de vino y lees las letras pequeñas encontrarás una leyenda que dice: “Contiene sulfitos”.

¿A qué se refiere con esto?, ¿son buenos o malos?, ¿qué le provocan en nuestro cuerpo?, ¿Qué significa “Contiene Sulfitos”?

Primero que nada,  los sulfitos son un derivado del azufre, el cual juega un papel anti fúngico y antibacteriano en el vino.

Evita la fermentación de las levaduras y, por ende, que el vino se convierta en vinagre.

Pero ¿por qué aparece la indicación “contiene sulfitos” en las etiquetas?

Bueno, pues la respuesta es simple, es un aviso sanitario, ya que, para los asmáticos el tomarlos puede provocar o empeorar una crisis, de ahí que sea obligatoria su indicación.

¡No te asustes!

No es que los sulfitos provoquen una reacción alérgica, sino que se producen una inflamación por la mala tolerancia a sus compuestos.

Tratando de ser un poco más claros, en la mayoría de los vinos, la frase debería de decir:

No contiene sulfitos añadidos”, ya que éstos se encuentran en el vino de forma natural, pero a muy bajos niveles.

A diferencia de otros como los vinos blancos para postre, blancos semi secos y rosados, en los que sí los añaden para mejorar la conservación del producto.

Algunas personas afirman que el vino les provoca dolor de cabeza a causa de los sulfitos.

Sin embargo, hasta ahora no hay ningún estudio que demuestre que éstos sean los responsables de dicho padecimiento.

Tambien te puede interesar cómo el vino tinto puede ayudar a tus problemas de estómago.