READ IN ENGLISH

No hace mucho escuché sobre una nueva tendencia de meditación, que consistía en flotar en un tanque tibio, a poca luz, de manera privada. ¿Será una buena manera de meditar?

Estos tanques de privación generan una experiencia sensorial, pues el cuerpo flota en agua tibia salada, sin ningún tipo de sonido ni luz… Explicarlo podría darte claustrofobia, pero el objetivo de este tipo de meditación se mide cuando el cerebro se ve ensimismado en un lugar y tiempo determinado.

¿Por qué se llama tanque de privación? Un neurólogo en 1954 comenzó a cuestionarse sobre cómo actuaría nuestra mente si la privamos de todo estímulo externo posible. Tras diversos cambios en el estilo de la terapia, finalmente se definió que los tanques de privación solamente constarían de:

  • Un tanque suficientemente grande para flotar, aun así no profundo.
  • Agua con sal, lo que la hace densa para que el cuerpo entero flote cerca de la superficie
  • Un espacio sin luz que no perturbe la visión, ni la estimule
  • Una temperatura agradable que no estimule a la piel

¿Qué experimentan las personas que prueban este tipo de tanques?

Como estás en un espacio de mínimos estímulos sensoriales externos, comienzas a tener una experiencia sensorial interna: escuchas tus músculos tensarse, tu corazón latir, sientes el cerrar de tus párpados.

Cada persona tiene una experiencia completamente diferente a la otra, porque cada cerebro trabaja diferente a los otros. Existen personas que a este nivel de privación sensorial, aumentan sus niveles de introspección, y sienten que su mente ha abandonado el cuerpo para viajar a rincones inéditos de su imaginación. Esto sucede porque disminuyen las ondas alfa y aumentan las ondas theta del cerebro, patrón que sólo se encuentra en los estados del sueño.

Los beneficios de este tipo de terapia de flotación

  • Reduce la presión arterial
  • Reduce los niveles de cortisol
  • Ayuda a regular la ansiedad y la adicción
  • Es una excelente manera de meditar
  • Ayuda con las molestias musculares y demás beneficios fisiológicos.