¡A mi me encantan las ensaladas! ¿Será que es regla que siempre lleven lechuga las ensaladas? Hoy te muestro 3 que no necesitan lechuga y que amarás.

1) Ensalada de pepino y fresas con semillas de amapola

Estoy obsesionada con una de las más refrescantes y sencillas ensaladas. Y es que el rojo de las fresas combina a la perfección con el fresco color verde del pepino. La fresa tiene un alto contenido de vitamina E, la cual es un poderoso antioxidante que previene el envejecimiento celular. Por otro lado, el 90% del pepino es agua, y como dicen, un cuerpo hidratado es sinónimo de un organismo saludable.

Ingredientes:

  • 2 pepinos rebanados
  • 4 tazas de fresas picadas
  • ½ taza de queso feta
  • ½ taza de semillas de amapola

Preparación: Agrega las fresas y el pepino en un envase, luego divídelo en cuatro platos, espolvorea el queso feta y agrega dos cucharadas de semillas de amapola en cada una de las ensaladas y… ¡listo! A comer ensalada.

2) Ensalada Capressa con tomates asados

Lo increíble de esta ensalada, es que no importa si los tomates aún no están maduros ya que serán asados, concentrando todo su sabor. Además esta hortaliza nos proporciona beneficios como la mejora de la visión, reducción de la hipertensión, prevención del cáncer de vejiga y la salud del intestino. Combinados con el queso mozzarella, el cual es rico en fósforo, lo cual ayuda a mantener nuestros huesos y dientes sanos; hacen una combinación increíble.

Ingredientes (6-8 servidas):

  • 8 tomates cortados por la mitad
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo grandes rallados
  • Sal marina
  • Pimienta
  • 200 gramos de queso mozzarella picado en círculos

Preparación: Precalienta el horno a 300º F. Coloca los tomates cortados en una bandeja para hornear. En un tazón pequeño mezcla dos cucharadas de aceite de oliva, el ajo rallado y ¼  de cucharadita de sal marina y pimienta. Cepilla los tomates (por el lado cortado) con la mezcla. Hornea por una hora. Cuando los saques, con una espátula, presiona hacia abajo cada uno para exprimir la humedad. Vuelve a colocarlos en el horno de 15 a 30 minutos (dependiendo que tan secos te gusten). Luego, sácalos y déjalos enfriar. Mientras, corta el queso mozzarella en rodajas de 16, rocíalas con aceite de oliva y sal marina y colócalas en la parte superior de los tomates. Sírvelo a temperatura ambiente.

3) Ensalada asiática de brócoli con salsa de maní

El brócoli es una verdura beneficiosa por su alto contenido en antioxidantes, por lo que ayuda a prevenir el cáncer, al igual que enfermedades cardiovasculares y protege al corazón. Además tenemos el maní cuyas grasas son favorables para tu salud y consumirlo ayuda a nuestro hígado a equilibrar su funcionamiento y al páncreas a procesar más fácilmente el azúcar. Así que les recomiendo a todas ustedes esta increíble y sencilla opción de ensalada.

Ingredientes para estas ensaladas:

  • 1 Cabeza de brócoli cortada en pequeños ramitos
  • 1 Taza de frijoles de soya cocidos sin cáscara
  • ½ Taza de cebollas verdes cortadas finitas
  • ½ taza de maní
  • Salsa de maní (a continuación)
  • Semillas de sésamo para adornar

Ingredientes para la salsa de maní:

  • ¼ Taza de mantequilla de maní natural
  • 1 Cucharada de vino de arroz
  • 1 Cucharada de salsa de soya
  • 1 Cucharada de miel
  • 1/8 Cucharadita de aceite de sésamo
  • 1 – 2 Cucharadas de agua caliente, según sea necesario para diluir la salsa

Preparación para la ensalada: Hierve agua en una olla y añade el brócoli durante 30 segundos. Con un colador, pásalos a un recipiente con agua helada. Luego, retira el agua y añade el resto de los ingredientes. Mezcla y sirve de inmediato.

Preparación para la salsa de maní: Bate todos los ingredientes hasta que se mezclen. Si está quedando muy espesa, agrega una cucharada de agua caliente hasta que alcance la consistencia deseada.