Me encanta comprar frutas, vegetales y demás. Nada como llegar a mi casa y llenar la cocina con las compras, peeero… la comida se empezaba a dañar rápidamente y me estresaba. Como el estrés produce arrugas, decidí buscar la manera de hacer que mi comida dure más tiempo, y acá te tengo los tips. En nuestras casas siempre nos dicen que desperdiciar comida es malo, así que atenta:

Usa plástico y periódico para conservar algunas frutas

Evita que el plátano madure demasiado rápido envolviendo el comienzo del racimo con plástico. Puedes conservar la papaya envolviéndola con periódico, así como hacemos cuando queremos madurar más rápido el aguacate.

Hablando de aguacate…

Es una de las frutas que más rápido se daña. Te aconsejo que para darle un tiempito más de vida (no más de uno o dos días) apliques un pequeño chorrito de vinagre blanco directamente sobre el aguacate o en el guacamole que te sobró para comer más tarde.

Pero hay un truco: deben estar sumergidas en aceite de girasol o de maíz.. Así solo descongelas lo que te vas a comer y podrás conservarlas más tiempo.

Las papas y las manzanas pueden ser amigas

Si las pones juntas, evitarás que las papas germinen. Si no tienes papas y quieres guardar las manzanas en la nevera, envuelve en plástico la parte donde va el tallo, así como se hace con el plátano.

Coloca los tomates “patas arriba”

Y en un recipiente fuera de la nevera. Así evitarás que la humedad entre al tomate y lo dañe más rápido.

Guarda los limones en la nevera

Y dentro de una bolsa de plástico, así se mantendrán jugosos.

No guardes el pan en la nevera

Contrario a lo que muchos piensan, esto hace que se deshidrate y luego el sabor no es bueno. Además, el pan absorbe los olores de la nevera.

Colocas las frutas delicadas en una sola capa

Dentro de este grupo se encuentran las fresas, las moras, los arándanos, las cerezas y las frambuesas, entre otras. Suelen estropearse muy rápido. Para evitarlo, retíralas del empaque original (que suele ser una bandeja pequeña) y colócalas en un plato o recipiente una al lado de la otra, no encima. Así, el zumo de la fruta no se fugará y harás que duren más tiempo.

La leche y los lácteos van en la parte superior

Es el lugar donde la tempratura se mantiene más estable, y los lácteos son muy sensibles a los cambios de temperatura.

El arroz es perfecto para absorber la humedad

No solo de los aparatos electrónicos cuando se nos mojan, sino también de la sal, que es súper propensa a humedecerse y volverse muy sólida. Coloca granos de arroz en el salero y no tendrás que luchar para disolverla.

Protege la salsa de tomate natural

Con un poquito de aceite en la superficie, que servirá de película protectora.

Congela la sopa y el caldo

Cuando la recalientes, la cebolla, el ajo y las especias acentuarán su sabor.

Evita que la pasta se pegue

Con el perdón de los italianos tradicionales, para guardar la pasta derrite un poco de mantequilla primero y mézclala. No la congeles a menos que sea bechamel y asegúrate de cubrirla con papel de aluminio.

Conserva mejor los huevos

O colócalos con las puntas hacia abajo, ¡no los laves!. No los congeles porque la cáscara puede estallar. Si quieres guardar una yema, coloca un chorrito de agua en la superficie, si quieres guardar las claras, bátelas ligeramente primero.

¿Qué otros trucos conoces?