Los dátiles son extremadamente dulces; comerlos es para mi,  como masticar azúcar. Lo bueno es que a diferencia de ésta, los dátiles son sanos y aportan muchísimos nutrientes a nuestro organismo.

Y aunque poseen un alto nivel calórico, no debemos descartarlos de la dieta diaria, pues perderíamos la oportunidad de beneficiarnos de todas sus propiedades.

Los dátiles son ricos en minerales como el potasio, magnesio, hierro y calcio. No contienen colesterol y poseen mucha fibra. Y es de hecho esta fibra la que impide que sus azúcares pasen rápidamente a la sangre, y la que evita los problemas de estreñimiento.

Al tener un gran contenido de azúcar natural, son una merienda perfecta para aquellos que practican ejercicio. Además, contienen vitamina B5 que permite un mayor rendimiento en los deportistas.  También son ideales para ser consumidos por las embarazadas, ya que poseen ácido fólico; por los hipertensos, pues disminuye la tensión arterial; y por aquellos que sufren de los nervios, puesto que ingerirlos les brinda calma y combate el estrés. Sin embargo, no todos deben comerlos,  esta fruta está contraindicada en personas diabéticas debido a su alto porcentaje de azúcar.

Aún cuando debemos ser prudentes al consumirlos, los dátiles resultan una estupenda opción para calmar la ansiedad entre comidas, ya que brindan sensación de saciedad. Además, sirven como endulzante natural para cualquier preparación o bebida refrescante.

Consúmelos con moderación, te aseguro que amarás saborear su dulzor.

By Erika De Paz

@ErikaDPS