No hay cosa más incómoda en la vida que tener gases, pero tenemos que aprender a vivir con ello porque una persona saludable expulsa entre 10 y 14 flatulencias diarias, así que considérate sana si estás cerca del rango.

Esto no quiere decir que no podamos hacer algo para evitarlas y mucho menos disiparlas cuando entran en un cuadro de anormalidad con más de 26 expulsiones al día.

Puede parecer increíble, pero hasta el año 1998 la ciencia no había identificado a los gases exactos responsables del olor que producen los pedos, peos o flatulencias. Fue entonces cuando el doctor Michael Levitt usó un sistema de tubos y bolsa rectal para recolectar “gases” de 16 sujetos sanos, 16 voluntarios que la noche anterior comieron un plato abundante de frijoles.

El estudio fue bastante curioso, ya que se extrajeron muestras de las bolsas a través de una jeringa y se les dio a dos “expertos” jueces para que determinaran la intensidad. Esta se correlacionó con altos niveles de sulfuro de hidrógeno, metanotiol y sulfato de dimetilo.

Es cierto que hay alimentos que producen más gases que otros, la falta de ejercicios puede contribuir a su producción e incluso el estrés hace que la digestión sea más lenta y pesada, pero el problema se genera justo allí, en la digestión, porque a mayor tiempo permanezcan los alimentos en el estómago, más gases se generarán.

Algunos de los factores por los que tienes gases o que podrían generar este problema son:

  • El consumo excesivo de fibra (o la falta de ella)
  • La lactosa
  • Semillas y granos
  • Hojas verdes
  • Sodas
  • Mascar chicle

También puede interesarte: Hierbas naturales para hacer la digestión

Un sencillo remedio natural para estimular la buena salud y evitar los gases es machacar ligeramente 2 gramos de semillas de comino y verterlas en 1 taza de agua hirviendo, tapa por 5 minutos, cuela y deja refrescar hasta que tenga temperatura ambiente. Bebe una taza luego de cada comida ¡Y ve los resultados!