El alquimista por excelencia del cuerpo, el estómago, es fuerte y delicado al mismo tiempo; siempre he creído que se porta muy bien considerando nuestros excesos, los malos hábitos, la invasión de medicamentos, los alimentos pesados y los cambios de humor, pero su vulnerabilidad parece infinita y eso se refleja con mala digestión.

¿Quién no la padece? Yo me atrevería a asegurar que en un mundo tan agitado con sobre exposición a alimentos manipulados, todos sufrimos en mayor o menor medida de este mal.

La naturaleza es bastante considerada con nuestro estómago porque existen cualquier cantidad de plantas que ayudan a mejorar este proceso. La lista es larga, pero yo quiero enfocarme en 3 hierbas infalibles, que no sean difíciles de conseguir para que las siembren y recuerden tomarlas regularmente:

digestión

  • Menta piperita (Hierbabuena): tomar una infusión de esta planta puede asegurarte alivio en casi todos los casos de afecciones estomacales, porque funciona igual para la indigestión, gases, náuseas y vómitos, diarrea, acidez, cólicos, irritaciones intestinales, mal aliento y hasta mareos por viajes.

digestión

  • Melisa (Toronjil): es perfecta para combatir la ansiedad y los nervios, que funciona como un poderoso calmante natural evitando que las emociones afecten al estómago. Además ayuda a aligerar las digestiones difíciles y la asimilación de alimentos para que no se formen gases, mal aliento y náuseas.

digestión

  • Hinojo: estimulante suave que se aprovecha desde la planta hasta las semillas para aliviar cólicos, espasmos intestinales y gases, sin caer mal en estómagos delicados. Encamina a la digestión para eliminar las grasas y la retención de líquidos, por lo que se utiliza como acompañante en procesos para bajar de peso. Haz click aquí para ver esta receta de hinojo gratinado.