La postura del puente [YOGA]: Beneficios de una postura que nos libera de emociones negativas.

Existen diferentes tipos de yoga y cada uno es un mundo. Pero todas, sin excepción, tienen algo en común: benefician el cuerpo y la mente. Entre tantas asanas, existe una muy popular que nos brinda muchas ventajas: la Setu Bandha Sarvangasana o, como comúnmente la conocemos, postura del puente.

Quizá, no sea nuestro ejercicio de yoga favorito, eso de arquear la espalda puede resultar todo un martirio. Sin embargo, al hacerlo, involucramos simultáneamente varias partes del cuerpo: piernas, pelvis, pecho, glúteos y espalda.

Las ventajas de realizar esta asana son numerosas. Cada vez que la practicamos, fortalecemos la parte posterior del cuerpo, y estiramos toda nuestra parte anterior. Con esto logramos flexibilizar la columna vertebral, otorgándole movilidad.

Esta postura, además, estimula los riñones y las glándulas suprarrenales, lo que permite regular las hormonas. Hay quienes aseguran que disminuye los dolores menstruales y alivia los síntomas de la menopausia. Además, es beneficiosa para aumentar la circulación, y magnífica para mejorar la digestión.

Hacer el puente nos da energía y calma nuestra mente; por ello, logramos reducir nuestros niveles de estrés y ansiedad. De igual manera, permite abrir nuestro pecho y estimula el chakra del corazón, una acción que nos ayuda a soltar emociones reprimidas, permitiendo que entren cosas nuevas a nuestra vida.

Sin embargo, no todos podemos realizar la postura del puente. Aquellos que sufren de alguna lesión o dolor de cuello o espalda deberían evitarla. Tampoco está indicada para quienes padecen de hipertensión.

Por consiguiente, lo recomendable es practicarla bajo la supervisión de un instructor, de esa manera tendremos la certeza de poder ejecutarla de forma correcta, y evitaremos lesionarnos.

No le huyas a esta retadora asana; diviértete transformándote en un puente humano, y aprovecha todos sus maravillosos beneficios.

¿Nuevo en yoga? Checa mis 10 mejores tips para principantes.

 


Erika De Paz