READ IN ENGLISH

Comer frutos secos como nueces, almendras, cashews entre otros siempre me ha encantado. En cuanto a sus propiedades curativas, los frutos secos no sólo ayudan al organismo en la realización adecuada de sus funciones sino que previenen y hasta alivian ciertas dolencias.

Propiedades curativas de los frutos secos que te beneficiaran

 

Las nueces, por ejemplo, se consideran como fuente de fitoestrógenos lo cual reduce los efectos de la menopausia principalmente los sofocos propios de las mujeres en esta etapa. Igualmente, contienen fitoesteroles, sustancias que se parecen al colesterol, pero que son de origen vegetal y que ayudan a disminuir los niveles de colesterol en sangre lo que brinda un beneficio cardiovascular.

En Latinoamérica se cuenta con la pepita de marañón o “cashew”; un fruto seco que, además de su contenido de ácidos grasos, contiene también minerales, fósforo, potasio, zinc y magnesio. Su consumo facilita la absorción del calcio y, por ello, es muy apreciado por las personas que sufren de osteoporosis.

La almendra resulta una buena aliada contra el estreñimiento, ya que es el fruto seco que más fibra contiene. Además, por sus ácidos grasos monoinsaturados disminuye el colesterol malo lo cual beneficia a las personas con afecciones de corazón.

Así que si a ti te encantan tanto los frutos secos como a mi, ahora sabes que consumirlos es beneficioso para tu salud.