READ IN ENGLISH

De manera inevitable en nuestra vida diaria, todos contribuimos de alguna manera a causar cierto impacto a nuestro medio ambiente, ya sea negativo o positivo, pero siempre somos parte de lo que afecta al planeta.

Hoy quiero darte algunos consejos para que reduzcas tu huella de carbono en nuestro lindo planeta y así poco a poco podamos contribuir a hacer de este mundo uno mejor.

Reduce tu huella de carbono

Deja de comprar agua embotellada

Es probable que esto no sean noticias nuevas para ti, pero revisemos: El agua embotellada tiene una enorme huella de carbono – se embotella en un solo lugar en pequeñas botellas de plástico que se hicieron en otro lugar y enviados a largas distancias. Muchas botellas de agua de plástico se reciclan, pero la mayoría no lo son, lo que hace la huella aún más grande.

Consigue una botella que puedas reusar y no utilices una nueva que cambies cada vez que tomes agua. Ya muchos restaurantes han cambiado de ofrecer botellas de agua “exóticas” a instalar sistemas de filtro especial.

¡Desconectalo!

Desconecta los electrodomésticos que no utilizas con frecuencia. La mayoría de los productos electrónicos tienen un modo de espera que usa energía incluso cuando no esté en uso.

Cargadores de teléfonos móviles, ordenadores portátiles, televisores, equipos de sonido – Hay toda una lista de articulos que deben ser desenchufados cuando no estén en uso. Trata de usar una regleta para grupos de aparatos electrónicos. Una sola apretadita al switch y todo se apaga!

Usa agua fría.

No, no en la ducha … pero tal vez en la lavadora. Trata de usar agua fría para lavar las cosas que no necesitan ser limpiadas con agua caliente o tibia. Se necesita una gran cantidad de energía para calentar el agua, que se multiplican por el número de cargas de lavado, y eso es una gran huella.

La mayoría de los fabricantes de detergentes principales venden detergentes diseñados para tener el mismo poder de limpieza como jabón regular. Trate de lavar cargas mixtas en agua fría, también.

¡Sé verde! ¡Ama a tu planeta!