Experimentar con frutas y vegetales en nuestra alimentación, ha despertado mi deseo de probar los beneficios de la grosella china o kiwi -como la conocemos hoy-, y que lleva su nombre por el gran parecido con esa especie animal de Nueva Zelanda.

Su color interno verde intenso es uno de sus mayores atractivos, es sumamente decorativo a la vista y su sabor ácido/dulce te va a encantar.

El kiwi tiene tanta vitamina C, que es un aliado perfecto para fortalecer el sistema inmunológico en niños, ancianos, personas con enfermedades infecciosas y mujeres embarazadas, porque estimula la formación de huesos y dientes. Su aporte de sales minerales y vitaminas (B, E y K) asegura el buen funcionamiento del sistema nervioso, regula el metabolismo frente a los carbohidratos y tiene muy pocas calorías por lo que se consume en regímenes de adelgazamiento aportando fibra, agua y saciedad, mejorando el transito intestinal y evitando el estreñimiento.

Se le considera un tonificador cerebral muy efectivo, un fortalecedor del sistema cardiovascular, previene algunos tipos de cáncer y enfermedades degenerativas.

Otras acciones:

– Regula el colesterol malo (LDL).
– Aporta buena cantidad de ácido fólico.
– Regula el azúcar en la sangre.
– Mejora la condición de los hipertensos.
– Aporta colágeno a la piel.
– Mejora y estimula la calidad del sueño.
– Disminuye el estrés.
– Mejora la visión.
– Excelente alimento ara reconstituir huesos y ligamentos.
– Ayuda a la mujeres menopáusicas a producir estrógenos y disminuir los calores.
– Es un alimento ideal para personas con SIDA.
– Es recomendado para fumadores y bebedores por sus propiedades antioxidantes.

Su consumo es bastante versátil, y se puede comer solo, acompañado con otras frutas y yogur, en jugo, ensaladas, congelado den rodajas, postres y en batido detox con espinacas, manzana y pera. Su consumo debe restringirse en personas con insuficiencia renal por el alto contenido en potasio y en alérgicos a la enzima proteolítica.


Super fruit of the week: Kiwi

Experimenting with fruits and vegetables in our diet, has awakened my desire to test the benefits of the Chinese gooseberry or kiwi, as we know it, that takes its name from the resemblance to the animal species in New Zealand. Its intense internal green color is one of the main attractions is extremely decorative in sight and its acid/sweet taste you’ll love.

The kiwi has so much vitamin C which is perfect for strengthening the immune system in children, elderly, pregnant women and infectious diseases ally, because it stimulates the formation of bones and teeth. Su aporte de sales minerales y vitaminas (B, E y K) asegura el buen funcionamiento del sistema nervioso, regula el metabolismo frente a los carbohidratos y tiene muy pocas calorías por lo que se consume en regímenes de adelgazamiento aportando fibra, agua y saciedad, mejorando el transito intestinal y evitando el estreñimiento.

Se le considera un tonificador cerebral muy efectivo, un fortalecedor del sistema cardiovascular, previene algunos tipos de cáncer y enfermedades degenerativas.

Otras acciones:

– Regula el colesterol malo (LDL).
– Aporta buena cantidad de ácido fólico.
– Regula el azúcar en la sangre.
– Mejora la condición de los hipertensos.
– Aporta colágeno a la piel.
– Mejora y estimula la calidad del sueño.
– Disminuye el estrés.
– Mejora la visión.
– Excelente alimento ara reconstituir huesos y ligamentos.
– Ayuda a la mujeres menopáusicas a producir estrógenos y disminuir los calores.
– Es un alimento ideal para personas con SIDA.
– Es recomendado para fumadores y bebedores por sus propiedades antioxidantes.

Su consumo es bastante versátil, y se puede comer solo, acompañado con otras frutas y yogur, en jugo, ensaladas, congelado den rodajas, postres y en batido detox con espinacas, manzana y pera. Su consumo debe restringirse en personas con insuficiencia renal por el alto contenido en potasio y en alérgicos a la enzima proteolítica.