READ IN ENGLISH

¿A quién no le gusta la papaya verde? En mi país se le llama lechosa y se prepara un dulce tan sencillo y delicioso que se me hace agua la boca de inmediato. Esta fruta tropical de carne jugosa y suave aroma es pura salud para el aparato digestivo y la piel, se consume en jugos, conservas, ensaladas de frutas y saladas cuando esta verde.

En estado de inmadurez y hecho jugo, puede ser ideal para tratar afecciones de la piel, como: eczemas, acné, úlceras, heridas purulentas, herpes, hongos, también ayuda a cerrar heridas y limpiar tatuajes.

De igual manera les sugiero que tengan mucho cuidado con el manejo de esta fruta verde, porque su leche es tan fuerte que puede irritar la visión y hasta llegar a perderla, su alto contenido en látex puede desencadenar alergias y abortos, por lo que está totalmente contraindicado para las embarazadas. Lo más irónico es que en su estado de madurez contribuye con la fertilidad del hombre y es un poderoso anticonceptivo para las mujeres.

Mientras sepas para qué usarlo y cómo hacerlo, no habrá ningún problema.

Ese mismo látex de la papaya verde es altamente comercializado en países como Sri Lanka, Tanzania y Uganda, para ser convertido en un polvo que se utiliza en la elaboración de medicinas para problemas gástricos y de la piel; ablandar carnes, cueros y lanas; y en productos para aclarar la cerveza.