Uno de las primeros principios que aprendí al iniciarme en el naturalismo fue que para ayudar a mi cuerpo a mantenerse limpio internamente, debo prestarle atención a mi hígado. El hígado tiene muchas funciones, pero una de las principales es sintetizar o degradar todas las sustancias que entran a nuestro cuerpo mediante la alimentación, el olfato y la piel. Es tan eficiente que su sistema de detoxificación está activo las 24 horas para mantenernos saludables a pesar del constante bombardeo de material tóxico al que lo exponemos.

La manera más eficiente y sencilla de ayudar a nuestro hígado es mediante una dieta natural evitando los alimentos procesados, fritos, las sodas, el jarabe de maíz con alta fructosa (high fructose corn syrup HFCS) y la cafeína. Reemplázalos por alimentos vivos y naturales.

Puedes recurrir, además, a alimentos y nutrientes específicos que ayudan al hígado en sus procesos de limpieza. Uno de los más que me gusta y disfruto es el té de dandelion (diente de león). Es gracioso porque es una planta silvestre que eliminamos porque “afea” nuestro diseño de jardín, pero que compramos en la tienda de productos naturales porque es muy beneficiosa.

¿Cómo nos beneficia el té de dandelion?

  • Tanto las hojas como la raíz de el dandelion contienen vitaminas A, C, D y B y también hierro, magnesio, zinc, potasio, manganeso, cobre, calcio, boron y silicón. Así que todos estas vitaminas y minerales son parte de nuestro té y nuestro cuerpo las aprovecha.
  • Estimula la excreción de bilis desde el hígado hacia la vesícula ayudando a la digestión de la grasa.
  • Ayuda a mantener una función óptima del hígado, de los riñones y de la vesícula.
  • Aumenta la detoxificación al estimular la orina y reemplazando el potasio que perdemos al aumentar el volumen de orina.
  • Beneficia mucho a los que padecen de diabetes tipo 1 y tipo 2.
  • Excelente para tratar desórdenes del hígado como la hepatitis y la ictericia.
  • Ayuda a la purificación de la sangre y la limpieza del sistema.
  • Es muy bueno para los desórdenes digestivos como las diarreas y el estreñimiento.
  • Ayuda a limpiar y a mejorar la apariencia de la piel.

El  té de dandelion es mi preferido. Lo tomo en la mañana en vez de café sin una gota de azúcar ni endulzante. Me encanta en su forma natural. Pero si lo prefieres, añádele un endulzante natural como agave, stevia o miel.

Si lo tomas diariamente, como yo, se recomienda que no lo consumas por más de  4 a 6 semanas corridas. Aprovecha el descanso y prueba otros teses.  Eso hago yo. ¿Cómo es el sabor? Pues diría que tiene un sabor tostado, algo dulce y amargo a la vez.

READ IN ENGLISH