Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) las carnes procesadas y carnes rojas pueden provocar varios tipos de cáncer, incluyendo el cáncer intestinal como mayor factor de riesgo. ¡Estás escuchando bien! La tocineta y la carne procesada son cancerígenas.

Este lunes 26 de Octubre, los expertos de la OMS colocaron el jamón, las salchichas y el tocino en la lista del grupo 1, que incluye el tabaco, asbesto y emisiones de diésel como componentes que pueden provocar daños a la salud.

Las carnes rojas fueron clasificadas como un componente “probablemente” cancerígeno, ocupando un espacio en el grupo 2ª, conjunto al glifosato, ingrediente activo en los herbicidas.

Cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida a diario incrementa el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal en un 18 por ciento, estimó la OMS.

¿Por qué la tocineta y la carne procesada son cancerígenas?

Estos alimentos son sometidos a una serie de acciones como ahumado, curado con diferentes químicos y además poseen grandes cantidades de preservantes. El proceso de asado o cocido también tendría un rol fundamental.

La clasificación para la carne roja – definida como todo tipo de carne de mamíferos, incluyendo el vacuno, el cordero y el cerdo – refleja una “evidencia limitada” de que puede causar cáncer. La IARC encontró asociaciones principalmente con el cáncer intestinal, pero además observó vínculos con el cáncer al páncreas y el de próstata.

A pesar de que en este blog promuevo la dieta casi en un 90% vegetariana, he de hacer mis comentarios respecto a este tema. Cada día son más los alimentos atacados con químicos y modificaciones genéticas para hacerlos más apetecibles a nuestro paladar.

Por lo mismo, lo ideal es siempre comer alimentos orgánicos que prevengan futuros daños a nuestro cuerpo, consecuencia de químicos dañinos y hábitos desagradables en los criaderos de animales.