¿Sabias que hace tan solo una década, solo el 25% de las mujeres decía haber experimentado un orgasmo gracias al sexo?

 

Al investigar estos tipos de orgasmos me di cuenta que hay mas de una letra en el abecedario sexual de nosotras las mujeres. Me llamó la atención que según un organismo de salud, en inglés hay 9 y en español hay 10 tipos. ¿Será que las latinas somos mas complejas e intensas?

Dime… ¿cuáles has experimentado?

 

Clítoris: Este es uno de los orgasmos femeninos más conocidos. Sólo necesitas acariciar esta parte del cuerpo para estimular ocho mil terminaciones nerviosas, ya que este diminuto pero poderoso órgano se divide en 18 micropartes, dentro y fuera del cuerpo.

 

Vaginal: Sólo el 25% de las personas puede alcanzar este orgasmo femenino, ya que la distancia entre al clítoris y la uretra influye en su generación, es decir, si es más corta entre sí, la estimulación indirecta del clítoris es posible, pero cuando la anatomía no lo permite, resulta imposible.

 

Punto G: Esta área sensitiva se encuentra justo detrás de la pared frontal de la vagina, entre el hueso púbico y el cérvix. Los orgasmos femeninos por este medio son tan intensos, que en ocasiones algunas mujeres eyaculan.

 

Punto A: ¿No lo conocías? Se encuentra a siete o 10 centímetros de profundidad en la pared frontal de la vagina.

 

Punto profundo: El clímax en esta zona se puede lograr a través de la estimulación de la pared más profunda posterior de la vagina, justo antes del cérvix. Puedes utilizar un juguete sexual para experimentarlo.

 

Punto U: Para llegar a él se debe estimular una pequeña zona que contiene tejido eréctil sensible, justo encima y en ambos lados de la abertura de la uretra.

 

Senos: Algunas mujeres pueden lograr el orgasmo al estimular sus pezones o dejando que su pareja se divierta explorando esa zona del cuerpo. Puedes utilizar un poco de lubricante comestible o algún tipo de jarabe que sea de la preferencia de tu compañero para aumentar la sensibilidad.

 

Oral: Este tipo de orgasmo femenino se alcanza con una larga sesión de besos o mediante la estimulación oral hacia su pareja.

 

Piel: Se logra a partir de un suave y ligero contacto con la piel de tu compañero. Puede ser estimulada mediante masajes y suaves soplidos. Puedes utilizar productos eróticos que incrementan la temperatura corporal.

 

Mental: Este orgasmo femenino se consigue al observar impactantes escenas con alto contenido erótico, o relatos del mismo tenor, pueden ayudar a que las mujeres sientan placer máximo a través de la mirada. Compra algunos libros de literatura erótica para estimular la mente y la imaginación.

 

En conclusión, una mujer tiene varias zonas erógenas en las que su pareja  puede trabajar.  A veces ni ella misma puede estar consiente de ellas. Enciende el fuego en las actividades que haces en tu cuarto explorando todas las zonas erógenas una por una con técnicas creativas.

 

Fuente: Consumer Health Digest