El sueño de todo emprendedor es encontrar la ocupación ideal en la que se sienta cómodo, feliz y en constante crecimiento. Sin embargo, muchas veces llegado a este punto y al finalizar nuestra jornada laboral, nos sentimos agotados, agobiados y con esa sensación de que no aprovechamos al máximo nuestro día.

En un mundo donde la competencia laboral es fuerte, no podemos darnos el lujo de no destacar, y bien sea que te encuentres manejando tu propia empresa o que hayas conseguido la posición laboral de tus sueños, es imprescindible resaltar por tus habilidades laborales y demostrar que eres una pieza valiosa. ¿Cómo puedes lograrlo?

Potencia tu trabajo siguiendo estos 10 consejos.

Sabemos que el plano laboral muchas veces puede llegar a ser estresante y competitivo, sin embargo la clave para mejorar y rendir en nuestro trabajo es la organización. Si sientes que necesitas un impulso para mejorar tu nivel de trabajo, entonces sigue estos 10 consejos y mejora tu productividad en lo que resta de año:

1. Comienza el día con energía y organización

Puedes hacer una diferencia enorme en tu rendimiento laboral con solo regalarte unos minutos al despertar. Para ello es indispensable que despiertes temprano, de modo que puedas ducharte, arreglarte y comer un buen desayuno que te recargue.

Si vives cerca de tu trabajo, ir andando o en bicicleta es una buena opción. Lo ideal es que te sientas bien y que no andes con prisas. ¡Disfrutar de un nuevo día!

2. Sácale provecho a tu correo electrónico

Aquello de las agendas manuales quedó en el pasado. A pesar de ser muy útiles, la tecnología ha tomado su lugar y cuando antes debías dedicar tiempo a transcribir y revisar tus pendientes, ahora puedes hacerlo usando tu correo electrónico o cualquier otra aplicación móvil mientras tomas un café.

Es importante mientras haces uso de esta herramienta priorices su uso, es decir, que te dediques a lo verdaderamente importante y dejes a un lado distracciones como notificaciones de las redes sociales. Para ello puedes crear un correo estrictamente laboral, o sencillamente enviar este tipo de información a otra carpeta.

3. Realiza una cosa a la vez

Recuerda: ¡Eres un profesional no un robot! De modo que no puedes responder llamadas, mensajes, trabajar en ese proyecto importante y almorzar al mismo tiempo. Organiza tu tiempo de manera que puedas dedicar un periodo de él a cada pendiente.

Las personas que realizan más de una actividad al mismo tiempo tienen un nivel de productividad menor, esto según los datos recabados en una investigación realizada en 2009 por la Universidad de Stanford.

4. Llega temprano

Llegar a tu trabajo unos 10 o 15 minutos antes podría hacer una gran diferencia en tu rendimiento. Primero, no perderías tiempo poniéndote cómodo y al día. Segundo, podrías adelantar detalles importantes antes de ponerte manos a la obra.

5. Aprende a escuchar

No importa si eres empleado o jefe, este es uno de los consejos más valiosos de todos. Dentro de su equipo de trabajo puede estar la persona que aporte esa idea valiosa que has estado esperando ¡Y tú debes sabes escucharla!

Cuando aprendes a escuchar a tus compañeros, subordinados o superiores eres mucho más valioso que un trabajador que no para de hablar y descarta las opciones de los demás.

6. Piensa como líder

No podemos influir en la decisión sobre quien será nuestro superior, sin embargo al comenzar a pensar como un líder, podemos entender la forma en la que este piensa y actúa.

No se trata de pasar sobre su autoridad, se trata de convertirnos en personas valiosas al aportar ideas, colaborar en proyectos y encontrar soluciones. De esta forma no solo asegurarás tu participación sino que además demostrarás que estás listo para ascender.

7. Mantente alejado de las distracciones

Las distracciones se encuentran en todas partes y ellas se encargan de hacerte mucho menos productivo. E

vita las tres principales distracciones laborales, que son las herramientas de comunicación como redes sociales de esparcimiento, las producidas por otras personas como un compañero que no para de conversar y las internas que tienen que ver con tu vida personal.

Concéntrate en tu trabajo y deja para después el esparcimiento, la charla y la conversación interior. Verás que tu tiempo rinde mucho más.

8. Planifícate

No hay manera más eficiente de terminar el trabajo que sabiendo cuál es el trabajo. No dejes nada al azar, apóyate en las herramientas que consideres necesarias para planificar tu día y priorizar tus pendientes. Si tienes una reunión, prepara tus preguntas o dudas, colócate un límite de tiempo para ese informe y marca un objetivo diario.

9. Aprende a decir que no

Esta es una de las cosas más difíciles de todas, porque como profesionales muchas veces pensamos que rechazar una tarea adicional podría hacernos ver como débiles. Pero la realidad es que cuando tomamos más de lo que podemos manejar, terminamos haciendo más de una tarea de manera deficiente.

No intentes abarcar un exceso de trabajo, ponte un límite y delega tareas cuando sea necesario.

10. Usa las herramientas que te rodean

Por último, muchas veces no hacemos uso de herramientas sencillas al alcance de nuestras manos que podrían facilitar nuestro trabajo. Estas herramientas se encuentran en internet, en tu ordenador, en tu móvil y en muchos otros lugares. Aprende a usarlas y maximiza tu productividad.

¡Estás listo para maximizar tu productividad!

 


Richard Vargas FMB

 

Richard Vargas
Consultor en Marketing digital y especialista en Inbound Marketing
Managing Partner de Follow Me Brand.