La obsesión, para mucha gente, es una manera de amar.

Dado que el amor es un aspecto muy importante de la vida humana, las personas sufrimos, deseamos, buscamos, padecemos y hacemos todo tipo de cosas en nombre del amor.

Para mucha gente, si uno no se obsesiona lo suficiente con la otra persona, o si no sufre por la otra persona, eso no es amor. Cuando esta creencia se instala, la relación puede ser muy tortuosa.

Una relación obsesiva es aquella en la cual hay algo que se repite (un patrón): por ej. uno de los dos miembros  es el que padece, sufre, demanda, cuestiona y hasta persigue; y el otro, en respuesta a esto es el que da explicaciones, se excusa, justifica, evita, y vive la relación con un sentimiento de culpa. Esta interacción se repite una y otra vez convirtiéndose en un círculo vicioso del cual es difícil salir.

¿Cómo saber si tenemos un relación tóxica?

Existen numerosos indicadores que funcionan como pequeños avisos, como señales de alarma, sin embargo, no siempre tenemos los recursos o herramientas para darnos cuenta. Muchas veces el individuo simplemente dice “no puedo dejar de estar pendiente de la otra persona”, “no puedo dejar de pensar en él/ella”. Otras veces las personas del entorno observan esta suerte de conductas obsesivas y lo pueden decir, pero a veces la misma persona no está lista para verlo.

Algunas señales que nos indicarían la posibilidad de estar en una relación de tipo obsesiva podrían ser por ejemplo, respondernos a las siguientes preguntas:

  • ¿En qué medida interfiere esta relación con mi vida?
  • ¿Cuantas cosas de mi vida cotidiana dejo de hacer para prestar atención o estar pendiente de lo que el otro hace?
  • ¿Cuanto tiempo, energía de mi vida utilizo en conductas de búsqueda o anhelo de la otra persona?
  • ¿Que dejo de hacer en mi vida para pensar o estar con el otro?
  • ¿Cuando tengo momentos de ocio, hacia donde se dirigen mis pensamientos y acciones?

Toxic Relationships: Obsessive Friends

Obsession, for many people, is a way of loving. Since love is a very important aspect of human life, people suffer, desire, seek, suffer and do all sorts of things in the name of love. For many people, if one is not obsessed enough with the other person, or if you suffer for the other person, it is not love. When this belief is installed, the relationship can be very tortuous.

An obsessive relationship is one in which there is something that is repeated (a pattern) eg. one of the two members is suffering, suffering, demands, disputes and even pursued, and the other, in response to this is what gives explanations, excuses, justifies, avoids, and live the relationship with a sense of guilt. This interaction is repeated again and again becoming a vicious cycle that is hard to leave.

How we realize if we are in a toxic relationship?

There are numerous indicators that we can take as alarm signals, however sometimes we do not have the resources or tools to realize this . Many times, we simply say “I can not help but be aware of the other person”, “I can not stop thinking about him / her.” Sometimes the people around observe this sort of obsessive behavior and can say that, but sometimes the same person is not ready to see the same.

Some signs that indicate the possibility of being in an obsessive relationship could be, for example, answer to ourselves the following questions:

  • To what extent this relationship interferes with my life?
  • How many things from my everyday life I stop paying attention to be aware of what the other does?
  • How much time and energy I use in seeking behaviors or longing for someone else?
  • What do I stop doing to think or be with the other?
  •  When I have free time, where do my thoughts and actions go?