READ IN ENGLISH

Si se trata de perder peso, mantenerlo o mejorar nuestra figura, no hay duda de que la mejor combinación es la de la dieta y el ejercicio. Y es tan simple como eso, ninguna de las dos pueden ir completamente solas sin que llegue a faltar la otra. Para perder unos kilitos de más sin matarte de hambre y ver los resultados debes combinar sin duda alguna la dieta con el ejercicio.

Y es que la razón resulta sencilla y bastante lógica. El sobrepeso se produce por el desequilibrio entre la ingesta de comida y el gasto calórico, es decir, cuanto menos gastamos, más ahorramos. La grasa que no quemamos se acumula en nuestro cuerpo, y de ahí procede el exceso de peso. Solo quedan dos opciones: gastar más, o ingresar menos. ¿Sencillo no?

Para gastar más debemos aumentar la demanda energética de nuestro organismo, lo que se consigue gracias a la actividad física. Pero no es sencillo adelgazar sólo a punta de ejercicio, como no es sencillo hacerlo sólo con dieta. No vale la pena matarnos en el gimnasio, y desequilibrar nuestro cuerpo de manera desproporcionada, mientras comemos como unos loquitos.

¿Cual es la solución?

Pues fácil. Combinar las dos medidas con mucha cabeza. Hay quienes dicen que la ecuación perfecta está en un 70% – 30%. El 70% de los resultados derivan de tu dieta la cual debe ser balanceada, rica en nutrientes y baja en calorías. Y el otro 30% depende del ejercicio y las actividades cardiovasculares que realices para quemar calorías y grasa, tonificar y fortalecer tus músculos.

Si quieres perder esos kilitos de más, toma lo siguiente en cuenta:

–       No conviene que nuestra dieta sea muy restrictiva, ya que esto nos provocará cansancio, fatiga muscular, calambres e incluso mareos.

–       Las dietas hiperprotéicas, las que reducen o prohíben totalmente los hidratos de carbono, tampoco son recomendables si practicamos ejercicio, ya que los hidratos de carbono son necesarios como combustible y sin ellos nos vencerá el cansancio y nos fallarán las fuerzas.

–       Para perder esos kilos de más, lo mejor es practicar algún deporte de tipo aeróbico y combinarlo, al menos un par de veces por semana, con otro de tonificación.