fbpx

¿Conoces cuáles son los ejercicios isométricos y por qué deberías estar haciéndolos? Estos ejercicios son contracciones de un músculo o grupo de músculos en particular, y que ayudan a desarrollar y mantener la fuerza. 

Seguro haz hecho más de uno, pero para identificarlos, piensa en que se realizan en una posición sin movimiento, que la posición sea estática funcionan para mejorar la estabilidad y equilibrio. Además, permiten hacer ejercicios de respiración, abriendo la posibilidad de darle atención a tu mundo interior y encontrar un estado de plenitud. 

Ejercicios isométricos ejemplos

Los abdominales estáticos, la plancha, el puente, las sentadillas, zancadas, flexiones, son solo algunos ejemplos de estos ejercicios que son realmente beneficiosos para verte joven y radiante. También existen ejercicios isométricos rodilla, para el tratamiento de lesiones que ocurren en esta parte del cuerpo. 

Beneficios de los ejercicios isométricos

En general, con la isometría, se entrena principalmente al sistema nervioso para que se coordine con los músculos en esa posición específica y active los músculos correctos en el momento adecuado, por lo que estarás cuidando tu cerebro. 

Y aunque no es la mejor forma de hacer crecer los músculos, ayudan a desarrollar y mantener la fuerza. Además, previenen las fracturas de huesos. 

Otro beneficio de los ejercicios isométricos es que entrenan la resistencia muscular, y la capacidad para mantener un músculo contraído durante un largo período de tiempo.

Para prevenir y tratar una lesión también son muy recomendados. Por ejemplo, si te lesionas el manguito rotador, el médico te recomendará  ejercicios isométricos que involucren el grupo de músculos que ayudan a estabilizar el hombro para mantener la fuerza del hombro durante la recuperación.

Para las personas que presentan artritis, los ejercicios isométricos entregan mejoría en el rango de movimiento y pueden progresar a otros tipos de entrenamiento de fuerza que le ayude a enfrentar el dolor. 

Además, los estudios han demostrado que los ejercicios isométricos también pueden ayudar a reducir la presión arterial

Recomendaciones para entrenamiento isométrico

Recuerda que los ejercicios isométricos con el resto de los ejercicios deben adaptarse a tu condición física. 

 Por ejemplo, si las permanencias de 15 segundos son demasiado desafiantes, bajalas a 10 segundos. Más adelante, cuando ya te fortalezcas podrás subirlas. 

Comienza a entender cuáles son tus límites, la idea es llegar a estos sin sobrepasarlos demasiado. Es posible que sientas un poco de dolor, pero siempre escucha a tu cuerpo y para si es necesario. 

Consulta a tu médico si tienes problemas de corazón o presión arterial, para obtener un plan acorde a tu salud. También, inicia el camino progresivo de ejercicios isométricos con la ayuda de una entrenadora, de esta manera aprenderás la posición correcta de los ejercicios y te animará a seguir cuando quieras tirar la toalla ¡Ánimo mi chicanol!