Muchos toman la semana mayor para ir de vacaciones y eso significa …tomar sol. Quieras o no exponer la piel al sol , siempre los rayos llegan a ti. Inclusive si te quedas en la ciudad, corres el riesgo. Te doy una guía de lo que debes hacer para que el Sol no maltrate tu piel.

Si vas a la montaña:

Es el destino con más riesgo de quemaduras, sobre todo si se vas a ir a la nieve. Según la Organización Mundial de la Salud, la nieve refleja el 80% de los rayos ultravioletas, una cifra mucho mayor que otras superficies como la hierba, el asfalto, la arena o el agua, donde estos rayos ultravioletas sólo se reflejan un 25%. En las zonas más altas la radiación de los rayos ultravioletas es mucho más intensa porque la distancia con el sol es menor. Además, y durante la primavera y en condiciones de cielo despejado, la reflexión por nieve puede elevar los valores de la radiación hasta los niveles del verano. Por tanto, en la nieve habrá que emplear siempre el factor de protección más alto, independientemente del fototipo de piel que se tenga, y aplicarla al menos cada dos horas.

Si vas a la playa:

Hay que tener en cuenta el tipo de playa a la que se va a ir, ya que no es igual tomar el sol en el Mediterráneo que en el Caribe. El problema es que el sol no incide de la misma forma en todos los puntos de la tierra, y la radiación solar, al depender de la elevación del sol, varía con la latitud, la estación y la hora, siendo mayor en los trópicos, en verano y al mediodía. Además, en estos lugares, que normalmente cuentan con aguas claras y cristalinas y arena blanca, el sol es más peligroso porque se refleja, multiplicando su incidencia.

Por la ciudad:

Pasear por las calles o tomarse un aperitivo en una terraza sin protección solar conlleva los mismos riesgos de sufrir quemaduras que si lo hiciéramos en la playa. Hay que utilizar un protector solar al menos en el rostro, la zona más expuesta y que más acusa el foto envejecimiento. Hay que vigilar especialmente las zonas donde más suele atacar el cáncer de piel: la nariz, los labios, los ojos, la raya del pelo y el borde de las orejas y no olvidarse de proteger también el dorso de la mano.(fuente hola)