Read in English

¡Con las hormonas no se juega! Tu salud es importante y cuidar de tus hormonas es fundamental, sobre todo después de los 40 años. ¡Mira por qué!

La vida de una mujer está estrechamente ligada a sus hormonas, desde la adolescencia en adelante experimenta miles de cambios que no terminan hasta después de la menopausia, los temidos cambios que se generan alrededor de los 40 años cuando los niveles hormonales comienzan a descender y cual es el momento perfecto para que comencemos a ocuparnos estrictamente de nosotras mismas.

Cuando los estrógenos y progesteronas comienzan a variar, nuestro sistema reproductor y cardiovascular -e incluso los huesos- quedan prácticamente a la deriva.

Allí se producen los cambios que pueden generar trastornos en la temperatura y el sueño, irritabilidad, alteraciones musculares y esqueléticas, cambios en la piel, sequedad vaginal, alteración en el sangrado menstrual, formaciones de pólipos, miomas u otras afecciones que en algunos casos desencadenan algunos tipos de tumores y cáncer.

Por eso debemos cuidar nuestra alimentación durante toda la vida, tratar de llevar una vida lo más natural posible, practicar ejercicios y hacer de esto nuestro estilo de vida, junto con los periódicos exámenes para asegurarnos de que todo marche como debe ser.