READ IN ENGLISH

El mal funcionamiento de nuestro sistema circulatorio puede hacer una gran diferencia; mientras las arterias y las venas transportan sangre pura y con desechos, el corazón se esfuerza por limpiarla para que vuelva a transportar todos los nutrientes y minerales de lo que consumimos, he ahí la importancia de una buena circulación sanguínea.

Por eso es que siempre les recomiendo queridas lectoras, que la belleza y la salud se debe experimentar de adentro hacia afuera, porque dependemos del funcionamiento de cada minúsculo rincón de nuestro cuerpo.

Aunque tengas una alimentación balanceada, si no gozas de una buena circulación sanguínea tendrás problemas que se reflejarán desde el brillo del cabello hasta con un ataque al corazón. Algunos factores que generan mala circulación son: el consumo de alimentos grasientos que aumentan el colesterol dificultando el tránsito de la sangre y el sedentarismo.

¿Ahora entiendes porque una caminata diaria de 30 minutos puede salvar tu vida?

Ahora bien, quizá no sepas si tienes buena o mala circulación, o quizá si. No está de más que realices un tratamiento natural por un par de semanas: Toma en la mañana un licuado de un vaso de jugo de naranja, dos dientes de ajo y un pedazo de jengibre.