READ IN ENGLISH

El hielo se convierte en un aliado en la época de calor. No sólo enfría tus bebidas, sino que mantiene fresco tu organismo, tus comidas e incluso podría refrescar tu piel. No importa cómo lo uses, sabes que lo necesitas ¡Y probablemente llevas haciendo tus cubos de hielo mal durante todo este tiempo!

Las hieleras automáticas son una de las causas por la cuales tu nevera consume tanta energía. Si no tienes este aparato, o simplemente quieres prescindir de utilizarlo, seguramente has preparado tus cubitos de hielo utilizando las típicas hieleras cuadraditas que dejabas horas en el congelador. ¡Qué desesperante es esperar cuando necesitas con urgencia el hielo!

Imagínate que tienes invitados en casa, y poco a poco se va acabando tu reserva de hielo. Ir a comprar más a veces es una solución inviable, así que necesitas hacerlo en casa. ¡Sacas tus hieleras, les colocas agua y al freezer! ¿Cuánto tiempo hay que esperar?

Reducir drásticamente el tiempo del proceso de congelación es sencillo y se puede resolver con un fantástico consejo natural.

Al parecer hemos estado haciendo una cosa mal todo este tiempo: creemos que rellenar las hieleras con agua fría o fresca aceleraría el proceso de congelación. ¡Pero es completamente mentira!

El secreto para congelar tus cubitos de hielo más rápido es utilizar agua caliente. ¡Así como lo lees! El fenómeno se conoce como efecto Mpemba, descubierto en Tanzania en 1969, al comprobar que el agua caliente se evapora más rápido y reduce el volumen al helar. Otra razón por la que el agua caliente es la solución, es que no forma capaz de escarcha, a diferencia del agua fría. Cuando congelamos agua fría, esta forma una capa de escarcha que actúa como un aislante, y retrasa el proceso de congelación.

¡Haz la prueba en casa! Coloca una bandeja de cubos de hielo con agua caliente y otra con agua fría, lleva al congelador y revisa cuál se congela mucho más rápido.