READ IN ENGLISH

Los gimnasios pueden llegar a ser lugares muy hostiles para las personas que no están acostumbradas a ejercitarse, el ambiente estático puede ser abrumador si quieres pasar un largo rato en tu rutina y para algunas mujeres, la presión de los cuerpos perfectos, las miradas constantes y ver cómo otros logran con tranquilidad lo que a duras penas ellas pueden, se convierten en las excusas perfectas para regresar al sedentarismo.

Muchas personas prefieren los ejercicios al aire libre y eso puede ser lo mejor para comenzar una vida activa, haciendo más llevadera la rutina al distraer la mente mientras queman calorías y adquieren resistencia. Veamos de qué manera puedes beneficiarte con algunos de los ejercicios más comunes para hacer fuera del gimnasio:

  • Correr, con 30 minutos de trabajo puedes quemar un poco más de calorías (108 cal) que en una correa en el gimnasio y te expones a condiciones que harán fortalecer tu resistencias como el viento, la condiciones del suelo, las subidas y bajadas.
  • Caminar, quizás este es el ejercicio que más se puede disfrutar al aire libre porque a pesar de que estás trabajando puedes disfrutar del paisaje, compartir con otras personas, descubrir nuevas cosas que estaban allí y que no veías. La quema aproximada es de entre 80 y 90 calorías en 30 minutos, aplicando a nuevas velocidades y terrenos.
  • Bailar, si has pasado por un parque donde muchas personas reciben una clase bajo el cielo ejercitándose y disfrutando de la música, seguramente has sentido el impulso de acompañarlos. Lo mejor de esta disciplina es el bienestar cuerpo/mente que brinda a los practicantes que pueden quemar unas 350 calorías por hora.
  • Yoga, el consumo de aire puro y escenario donde abunde pasto y árboles pueden ser el mix perfecto para lograr una maximización de todos los sentidos, logrando integrar a la persona con la naturaleza y su balance primordial. Una sesión de 1 hora puede lograr eliminar entre 144 y 237 calorías, dependiendo de la variedad de yoga que se practique.
  • Barra, este tipo de ejercicios son más divertidos al aire libre porque distraen la atención al dolor y permiten un descanso de cada circuito mucho más placentero, puedes relacionarte y conocer a otras personas mientras pones tu cuerpo a tono.