fbpx

3   +   1   =  
ESCUCHA EL POST

La conexión estómago-cerebro es una mirada a las interacciones complejas que se producen entre el cerebro y el estómago. Estas dos partes del cuerpo interactúan de manera constante, y la comunicación entre ellas es crucial para nuestra salud mental y física.

La investigación ha demostrado que cuando el sistema digestivo está en funcionamiento correctamente, tanto tu cerebro como tu cuerpo se beneficiará de ello.
La conexión estómago-cerebro es un campo de investigación relativamente nuevo; sin embargo, ya se han descubierto muchos beneficios para la salud cuando los dos órganos trabajan juntos de manera óptima.

Como puedes ver, hay muchas maneras de estimular la conexión entre tu estómago y cerebro.

  • Mejora tu dieta: Consumir alimentos ricos en fibra y bajos en grasas te ayudará a mantener un buen funcionamiento de tu sistema digestivo.
  • Haz ejercicio con regularidad: El ejercicio ayuda a reducir el estrés, lo que puede afectar negativamente la digestión al causar espasmos en los músculos alrededor del estómago.
  • Medita o practica técnicas de relajación: El estrés también puede causar indigestión o acidez estomacal, por lo que reducir los niveles de estrés ayudará a prevenir estos problemas.

Cómo las Medicinas Afectan la Conexión Estómago-Cerebro

  1. Medicamentos antidepresivos: los antidepresivos son comúnmente recetados para tratar la depresión y otros trastornos del estado de ánimo. Algunos de estos medicamentos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), pueden tener efectos secundarios gastrointestinales, como náuseas, diarrea o estreñimiento. Estos síntomas pueden afectar la conexión estómago-cerebro, alterando la forma en que nuestro cerebro procesa las señales relacionadas con el estado de ánimo y la respuesta emocional.
  2. Benzodiacepinas: las benzodiacepinas son medicamentos que se recetan para tratar la ansiedad, el insomnio y otros trastornos relacionados con el sistema nervioso central. Estos medicamentos pueden tener efectos sedantes y relajantes en el cerebro, lo que puede afectar la comunicación entre el estómago y el cerebro. Además, algunos estudios sugieren que las benzodiacepinas pueden tener un impacto en la microbiota intestinal, el ecosistema de microorganismos que habita en nuestro tracto digestivo y desempeña un papel crucial en nuestra salud mental.
  3. Antipsicóticos: los antipsicóticos son medicamentos utilizados para tratar trastornos psicóticos, como la esquizofrenia y el trastorno bipolar. Al igual que con los antidepresivos, algunos antipsicóticos pueden tener efectos secundarios gastrointestinales, como aumento de peso, estreñimiento o malestar estomacal. Estos efectos pueden influir en la conexión estómago-cerebro, afectando la regulación del estado de ánimo, el apetito y otros procesos cognitivos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Conexión cerebral con el clítoris

Cerebro y el alcohol