READ IN ENGLISH

Si algunas vez te divertiste jugando en el barro sabrás que es sumamente terapéutico, pero ¿sabías que en realidad es una efectiva terapia de salud y belleza?

La reina egipcia Cleopatra lo sabía y por eso no dudaba en pedir que le llevaran -desde el mar muerto- grandes cantidades de barro negro para sus baños y ¡ya sabrás lo que se dice de su belleza deslumbrante!

La arcilla posee minerales y oligoelementos indispensables para los seres vivos, por eso se ha utilizado durante la historia de la humanidad como una medicina que se aplica de diversas formas: mezclada con agua para curar gastritis y otras afecciones intestinales y en el tubo digestivo, en gargarismos, en polvo para “entalcar” a los bebés, en compresas y cataplasmas para tratar afecciones, inflamaciones e infecciones puntuales en los órganos.

Existen diversos tipos de arcilla y cada una tiene propiedades diferentes debido a los minerales que contiene, generalmente se consigue la gris y mezclada con agua se forma un barro que se aplica externamente para tratar la piel, como antibacteriano, cicatrizante depurativo, desinflamante, remineralizante y revitalizante en los sistemas vascular, nervioso, respiratorio y óseo.

Haz click aquí para una receta de mascarilla con arcilla verde

Así que, cuando vayas a un spa y te ofrezcan un tratamiento de arcilloterapia ¡No dudes en aceptarlo!