El cáncer es una enfermedad silenciosa cuyo diagnóstico temprano puede salvar muchísimas vidas.

No quiero ponerte paranoica, algunos de estos síntomas son muy comunes en otras dolencias, pero es muy importante consultar siempre con tu médico, sobre todo si su origen es inexplicable. El cáncer es una enfermedad sumamente delicada y el diagnóstico temprano es fundamental.

Síntomas:

1. Pérdida drástica de peso.

Si bien puede deberse a deficiencias nutricionales, una pérdida anormal de peso es un factor al cual hay que prestar muchísima atención.

2. Fiebre.

La fiebre de origen inexplicable puede dar cuenta de algún tipo de reacción del cuerpo hacia un funcionamiento anormal. Si bien la fiebre significa que el cuerpo está luchando contra una infección, algunos tipos de cáncer afectan el sistema inmunológico y las altas temperaturas pueden ser una señal de esta falla.

3. Fatiga.

¿Comes, duermes, descansas y aún así te sientes fatigada? Un médico es la persona indicada para realizarte los análisis correspondientes para detectar el origen de este cansancio. Mediante análisis de laboratorio puede notarse, además, si sufres de pérdida de nutrientes, problemas de absorción, etc.

4. Cambios en la piel.

Úlceras, ronchitas, verrugas, manchas, durezas, erupciones, cualquier comportamiento anormal de tu piel es una señal para ir a examinarla inmediatamente. Mientras tanto, cuídate muy bien del sol usando protector solar todos los días y evitando exponerte a las horas en las cuales los rayos del sol son más intensos.

5. Cambios en el hábito de evacuación.

Dificultad para evacuar, diarrea incontrolable, sangre, dolor, todo síntoma extraño debes consultarlo inmediatamente al médico.

6. Heridas que no cicatrizan normalmente.

Nuestro cuerpo es tan perfecto que la piel reacciona inmediatamente ante cualquier herida y paulatinamente es capaz de curarse y protegerse, pero si una herida no cicatriza en el tiempo esperado o presenta síntomas extraños, debes chequearlo con un médico.

7. Sangrado.

Cualquier sangrado más allá de la menstruación o algún sangrado causado por una operación muy reciente, es importante consultarlo con un médico. Recuerda que cuando sangramos perdemos hierro, si bien el diagnóstico puede no ser cáncer, un sangrado no controlado puede derivar en una anemia o descompensación.

8. Endurecimiento en tejidos blandos del cuerpo.

Por eso es tan importante observar tu cuerpo, cuidarlo. Ciertos tipos de cáncer de piel o de mamas son detectados por el endurecimiento en ciertas zonas de la piel cuyo estado es normalmente blando.

9. Dificultad para tragar.

Si no estás pasando por una enfermedad faríngea, es importante que chequees con un médico las razones de la dificultad para tragar. No es normal que exista una obstrucción en las vías respiratorias.

10. Tos seca o ronquera constante.

¡Importantísimo! Tus pulmones son una parte fundamental de tu vida, la nuestra, la de todos. El cuerpo funciona gracias a la administración de oxígeno y un cuerpo bien oxigenado es un cuerpo sano. Chequea cualquier anomalía respiratoria con un otorrinolaringóloco, no esperes.

Recuerda que la información salva vidas. Consulta a tu médico.

world cancer day