Acabo de pedir mi plato favorito: Papas horneadas

con crema agria. Y por si fuera poco, encima de

todo aquello, pedacitos de crujiente tocineta ¿Dónde

cultivarán estos gringos las papas? Son gigantes.

La papa me mira con cara de horror pues sin ningún

temor clavo mi tenedor y la empiezo a comer como si

no hubiese mañana. Nadie me mira criticando la porción.

En este país todo el mundo come lo que le da la gana y

a nadie le importa si sales rodando. Estoy solita, como

de costumbre, comiendo mientras leo una revista. De

alguna manera, el comer ocupa el lugar de los recuerdos

de Caracas, de mis amigas del colegio que son incapaces

de escribir una carta.

Trato de no pensar en lo que estará comiendo mi familia

en este momento. Quiero aprender inglés, para eso

vine ¿no?, y este año me servirá para cuando entre en

la universidad en Caracas. Trabajo doble turno en este

restaurante en Miami. Estoy pagando mi college con ese

sueldo. Ahorro todo lo que puedo. Vivo con mi hermano y

un roomate y no tengo muchos gastos.

SACADO DE UN PARRAFO DEL LIBRO REALMENTE UNICA

“Me prometí a mi misma , que mi trabajo de mesonera sería temporal , y así fué. Hoy sigo siendo actriz, escritora y productora , y además tengo un blog”

¿HAZ CUMPLIDO TU , CON LAS PROMESAS HACIA TI MISMO?