READ IN ENGLISH

Quizás no hayas escuchado jamás sobre esta increíble planta, o sus impresionantes propiedades medicinales. El Kalanchoe se conoce también como el espinazo del diablo, y ciertos estudios la han vinculado últimamente a tratamientos alternativos al cáncer.

Esta planta es originaria de Madagascar, aunque ya se cultiva a nivel mundial. La atribución a sus propiedades medicinales le han generado la fama de ser una supuesta cura para el cáncer.

¿Pero será efectiva en la búsqueda de la cura del cáncer? Actualmente no existe ningún fármaco que proceda de Kalanchoe. Sus propiedades medicinales derivan de un principio activo: la planta tiene flavonoides como la quercetina, que aunque es bueno para combatir parásitos no se comprobado su eficiencia contra la actividad tumoral.

Lee también: ¿Qué alimentos consumir para prevenir el cáncer de colon?

También esta planta produce bufaienólidos, a los que capaz se les puede atribuir las propiedades anticancerígenas del Kalanchoe. Científicamente se ha estudiado que una mezcla en emulsión de 3 bufadienólicos concretos tiene una actividad quimioterapéutica en células cancerígenas de origen digestivos (probados in vitro).

Pero este estudio refiere a compuestos de la planta que no necesariamente se accionarían por medio natural. Los estudios fueron preparados a un modo específico para generar la propiedad anticancerígena. Entonces hasta donde sabemos no existe manera de que el Kalanchoe tenga efectivamente estos principios activos de efectividad.

¿Significa esto que no funciona? ¡Claro que no! Los vegetales y frutas han demostrado ser efectivos para investigar maneras más naturales de tratar el cáncer.

El consumo del Kalanchoe en exceso puede causar envenenamiento corporal, depresión, hinchazón, parálisis e incluso la muerte.  E incluso el consumo prolongado en bajas dosis puede provocar intoxicaciones crónicas.

Aun así, las plantas como el Kalanchoe que poseen estos principios activos parecen tener futuro dentro de la medicina y posibles respuestas ante las enfermedades que hoy azotan la salud mundial.

También te puede interesar: Síntomas silenciosos del cáncer