READ IN ENGLISH

¿A quién no le pasa que termina molido después de hacer ejercicio? A veces nuestro esfuerzo en el gimnasio se ve reflejado en un profundo dolor muscular que te recuerda que estás trabajando para mejorar tu cuerpo y estar más saludable… ¡Pero esto se puede remediar con un rico y buen merecido masaje post-ejercicio!

Después de una intensa sesión de ejercicio los músculos están tensos por toda la actividad realizada, y se ha demostrado que al realizarse masajes post-ejercicio se puede mejorar la composición celular de nuestros músculos e inducir una reacción natural anti inflamatoria para reducir el dolor.

¿El tipo de masaje que necesitas? Pues existen diversos tipos, dependiendo de la parte del cuerpo que vayas a masajear y lo que quieras conseguir con los masajes.

También puede interesarte: Masaje casero para eliminar la celulitis

Masajes de presión, sin presión, de golpes suaves, piedras calientes, lociones, aromas, etc. ¡Existen más de 200 tipos de masajes para después de hacer ejercicio! Que en general son sensacionales y placenteros, aunque el objetivo principal debe ser rehabilitar nuestros músculos y preparar las fibras para el esfuerzo que se llevará a cabo en las siguientes sesiones de ejercicio.

3 masajes de debes probar después de hacer ejercicio

  1. Prueba un masaje de espalda y piernas: las partes más afectadas al hacer ejercicio por la carga de peso y exceso de entrenamiento. Los masajes en estas zonas alivian las tensiones y mantienen jóvenes nuestros músculos. ¿Los mejores masajes? De presión con las manos de un especialista.
  2. Relajación con mesoterapia: que relaja puntos claves del cuerpo utilizando manos, nudillos, pies y brazos. Con esta técnica se mejora la circulación sanguínea, lo que oxigena mejor nuestros músculos y facilita la recuperación.
  3. Hazte un drenaje linfático: que te ayuda a expulsar las toxinas de tu cuerpo a través de la linfa y mejora tu circulación. ¡Es deliciosamente placentero!