Qué es el colesterol?

Es una sustancia grasa producida normalmente por el hígado, que interviene en la formación de las paredes de las células, y también en la producción de otros compuestos como algunas hormonas y las sales biliares. Los alimentos de origen animal son una fuente externa de colesterol (huevos. carnes. lácteos)

¿Cuántos tipos de colesterol existen?

El colesterol viaja en sangre fundamentalmente bajo dos formas:

  • Colesterol LDL (colesterol malo) que va hacia las arterias donde puede depositarse
  • Colesterol HDL (bueno) que remueve el colesterol desde los tejidos hacia el hígado para su eliminación.

¿Por qué se eleva el colesterol?

  • Aumento de producción (alteraciones hereditarias)
  • Alteración en su transporte
  • Disminución en su eliminación
  • Incremento en el consumo de alimentos con alto contenido graso
  • Enfermedades asociadas (diabetes. hipotiroidismo, etc.)
  • Situaciones inapropiadas (estrés y sedentarismo)

CONSEJOS:

1. Añadir media cucharada de canela al café antes ponerlo al fuego. Un estudio paquistaní observó que 6g de canela al día (alrededor de media cucharada) redujo cerca de un 30% el colesterol LDL en personas con diabetes de tipo 2.

2. Utilizar aceite de oliva. Un estudio observó que las personas que consumían unas dos cucharadas de aceite de oliva virgen al día durante apenas una semana tenían unos niveles más bajos de colesterol LDL y unos niveles más elevados de antioxidantes en sangre.

3. Empezar con sopa. Los estudios indican que los que empiezan las comidas con sopa acaban tomando menos calorías al final del día sin sentir más hambre.

4. Hacer seis o más comidas pequeñas al día. Un estudio de adultos británicos observó que las personas que comen al menos seis veces al día tienen el colesterol más bajo que las que hacen dos comidas diarias, incluso a pesar de que los primeros ingieren más calorías y grasas.

5. Comer queso. Según un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wake Forest, en Winston-Salem, Carolina del Norte, las mujeres que toman una porción al día de queso tienen unos niveles más altos de HDL (colesterol bueno) y más bajos de LDL (colesterol malo) que las que comen menos queso.